quiron salud
  • |
Región Digital

¿Cómo elegir el plan de ahorro perfecto para tu economía?

Cada vez hay más planes de ahorro en el mercado que, además, se manifiestan de distintas formas.

06 febrero 2024

Aunque la capacidad de ahorro se ha visto mermada en los últimos años a causa de la inflación, la población tiene a su disposición cada vez más herramientas que no solo ayudan a ahorrar, sino que también permiten hacer que el ahorro crezca por su propia cuenta gracias a intereses y bonificaciones.

Esto es lo que ha dado forma a los planes de ahorro, y lo que hace precisamente que más y más personas se interesen por explorar estas herramientas que rentabilizan su dinero aún más. Sí, hay muchas opciones diferentes. Y sí, saber dar con el mejor plan de ahorros para cada uno es importantísimo. Esa es precisamente la tarea con la que te queremos ayudar aquí con los consejos que te traemos.

Claves para elegir el plan de ahorro que mejor encaja contigo

Cada vez hay más planes de ahorro en el mercado que, además, se manifiestan de distintas formas. Puedes encontrar las tradicionales cuentas remuneradas, pero también depósitos o incluso fondos indexados que combinan rentas fijas y variables, o se decantan por una u otra según tus preferencias.

Ahora bien, ¿cómo dar con la mejor opción para tu perfil? Antes siquiera de contactar con empresas o solicitar información, debes responder a una serie de preguntas. ¿Cuáles? Las que te vamos a hacer a continuación:

¿Cuál es el objetivo por el que ahorras?

Primero debes tener claro por qué ahorrar, ya que eso va a influir enormemente en los plazos de tiempo a manejar. ¿Quieres simplemente ir depositando dinero en una cuenta para ir acumulando de cara al futuro? ¿Estás buscando ahorrar para comprar un coche o una vivienda?

Responde a esas preguntas en primer lugar y, después, empieza a buscar opciones. No es lo mismo ahorrar para la jubilación que para comprar un piso o irse de viaje, y eso influirá también en el plan a escoger. Así, podrías simplemente elegir un depósito que te dé rentabilidad en un año, o un plan de ahorro a largo plazo que lo haga dentro de 20 años.

¿Cuándo vas a necesitar el dinero?

De forma similar al objetivo marcado, debes tener muy claro cuándo quieres disponer de ese dinero. De hecho, debes tener en cuenta que hay planes de ahorro que no te permiten tocar el dinero depositado hasta que haya concluido el plazo estipulado.

Tenlo muy presente al escoger, porque no es lo mismo poder hacer una cuenta de ahorro con intereses anuales en la que tengas libertad para sacar dinero cuando quieras, que un depósito a varios años en los que solo puedas depositar hasta que acabe el plazo. ¿No te importa esperar? En ese caso, explora otras alternativas a más largo plazo, pueden dar mucha más rentabilidad.

¿Cuánto riesgo estás dispuesto a asumir?

Otra de las cuestiones más primordiales al establecer un plan de ahorro es el índice de riesgo. Si quieres una rentabilidad más alta, tendrás que asumir un mayor riesgo, por lo que es muy probable que encaje más contigo la posibilidad de depositar en fondos de renta variable. Dan más beneficios, pero también hay más riesgo de que la inversión tarde en recuperarse.

Si quieres algo seguro, tendrás que pensar a largo plazo y en opciones de renta fija. Dan mucha más estabilidad, pero la rentabilidad es muy inferior.

¿Te importa pagar impuestos?

La fiscalidad es algo a lo que hay que enfrentarse obligatoriamente al tratar cualquier tipo de plan de ahorros. Sin embargo, hay numerosas opciones que dan la rentabilidad neta en lugar de la bruta, lo que implica que tendrás más claro la cuantía real que obtendrás a largo plazo, ya que los impuestos se habrán deducido directamente.

De hecho, hay entidades y productos que se encargan de facilitar todo esto a Hacienda para que no tengas que encargarte tú de tratarlo a la hora de hacer la declaración, lo que facilita enormemente todo el proceso.

¿Cuánto dinero quieres tener?

Antes de lanzarte a contratar algo, debes marcarte dos cifras: la primera es la cuantía que quieres depositar mensual o anualmente; la segunda es la cuantía final que quieres tener. De ambas dependerá tanto el tipo de producto que contrates como los intereses a los que quieras aspirar.

De hecho, son dos cuestiones que influyen en mayor o menor medida a todo lo demás. Todo va de la mano cuando se trata de un plan de ahorro, así que debes responder a cada una de estas preguntas mucho antes de empezar a explorar posibilidades.

Afortunadamente, cada vez hay más opciones para quienes quieren hacer que su dinero “trabaje” y vaya creciendo sin que tengan que preocuparse por él. Los planes de ahorro existen desde hace muchos años, pero sus formas y posibilidades no dejan de evolucionar para ofrecer soluciones que van encajando más y más con diferentes tipos de personas, y de economías.

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.