stone music
  • |
Región Digital

Averías en hornos eléctricos, ¿cuáles son las más frecuentes?

Cuando un horno no calienta lo suficiente, lo que puede ocurrir es que existan problemas con la alimentación eléctrica.

21 julio 2021

Los hornos eléctricos son electrodomésticos muy duraderos y funcionales, pero el uso excesivo de estos aparatos conlleva desgaste que hace que pierdan eficacia y que se averíen. Los problemas pueden ser complejos, pero por suerte muchos de ellos tienen solución siempre que se ponga la avería en manos de un profesional. Estas son las averías en hornos eléctricos más comunes.

El horno no calienta, problema fácil de reparar pero no sencillo de detectar

Cuando un horno no calienta lo suficiente, lo que puede ocurrir es que existan problemas con la alimentación eléctrica, que haya averías en las resistencias, en los termostatos, en los relés de seguridad o bien que la puerta no cierre de forma adecuada.

La mayoría de estas incidencias son sencillas de arreglar, pero sí es más complejos saber qué es lo que está fallando. La consecuencia directa es una pérdida de funcionalidad, el electrodoméstico es menos eficiente en su función y no aporta un rendimiento óptimo. La solución pasa por avisar a un profesional, un técnico en reparación de electrodomésticos, que resolverá estas cuestiones. Si se trata de un horno Teka, lo mejor es acudir a recambios horno teka.

El horno no tiene luz, no afecta al cocinado de manera directa, pero es un fastidio

Otro problema muy común es que el aparato no tenga luz. Aunque parezca un tema menor, y en realidad no afecta directamente al cocinado, sí influye en el rendimiento del aparato. Con la luz se puede comprobar cómo va el cocinado sin abrir la puerta y perder calor.

Cuando en un horno se abre la puerta, de manera inmediata se pierde temperatura en su interior, lo que hace que la receta que se esté horneando necesite más tiempo de cocción. La solución pasa por comprobar el estado de la bombilla y cambiarla si está fundida.

Para ello, se retira el cristal protector del horno, se desenrosca la bombilla, se comprueba el estado de la misma. Si está mal enroscada, pues la solución es sencilla. Si está fundida, se coloca una nueva bombilla. En cualquier caso, no hay que olvidar poner de nuevo el protector para que la luminaria no explote por las altas temperaturas.

La puerta del horno no cierra bien, se escapa el calor

Otra de esas averías comunes en los hornos eléctricos es que la puerta no cierre bien. En principio el horno funciona correctamente, pero en el interior no se genera la temperatura óptima para que los platos se cocinen.

Si la puerta no cierra de manera hermética el calor se va escapando y hay que destinar más tiempo de horneado, lo que acaba induciendo a un mayor consumo eléctrico. La dinámica a seguir para hacer frente a esta avería es desmontar la puerta del horno quitando el seguro de las bisagras y tirando hacia afuera. Dependiendo del caso hasta será necesario utilizar u martillo.

Las bisagras están fijadas mediante tornillos, que también hay que retirar. Se colocan las nuevas bisagras, que se pueden adquirir en tiendas como Fersay.com, que ofrece piezas para hornos de cualquier marca y tipo. El último paso es colocar la puerta del horno. Normalmente las bisagras tienen una muesca como referencia que indica la dirección de encaje de la puerta.

Problemas de consumo, el diferencial salta al encender el horno

Si no te ocurre ninguno de estos problemas con el horno pero no puedes cocinar porque el diferencial salta cuando enciendes el aparato es porque probablemente las resistencias no estén trabajando a pleno rendimiento.

Ojo, no siempre es consecuencia de las resistencias ya que si tienes contratada poca potencia en la factura eléctrica, el uso del horno no será compatible con otros electrodomésticos al mismo tiempo. Volviendo al primer supuesto, las resistencias deben ser cambiadas de manera inmediata, un proceso que no está al alcance de cualquier persona, sino que hay que avisar a un profesional.

Otra situación es cuando la avería no es de las resistencias, sino en el sistema eléctrico, lo que complica aún más la avería. En esos casos puede que ni siquiera se encienda el electrodoméstico.

Algunas averías pueden poner en peligro la integridad física, especialmente cuando hay problemas en los termostatos, los relés de seguridad y el sistema de cierre de puerta. El horno es un electrodoméstico de consumo elevado por sus cifras de gasto eléctrico, hasta el punto de que se calcula que se destina en torno al 8% del gasto energético total en las viviendas. A pesar de que son más “derrochadores” en el apartado consumo que los hornos de gas, la seguridad de los aparatos eléctricos es mayor, así como la facilidad de uso.

Cuando te toque reparar tu horno eléctrico, no caigas en la desesperación, consulta con un especialista y acomete los cambios necesarios, pues una vez esté reparado su funcionamiento volverá a ser óptimo.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.