eurorregion
  • |
Región Digital

Turismo Regional

29 septiembre 2021

De no saber dónde ir de vacaciones, sumidos en la inseguridad de la dichosa "innombrable" y de la ostensible incertidumbre por los habituales cierres perimetrales de los bemoles...

De no saber dónde ir de vacaciones, sumidos en la inseguridad de la dichosa "innombrable" y de la ostensible incertidumbre por los habituales cierres perimetrales de los bemoles, acabamos optando por quedarnos en nuestra maravillosa tierra: Extremadura, claro. Y digo maravillosa porque sinceramente lo es. Deberíamos intentar merodear más por ciertos lugares de nuestra región y quedar así fascinados por esta naturaleza, las poblaciones y nuestra gente acogedora. No, no es imperativo viajar al Ibiza estival, al Madrid navideño o al Sevilla semanasantero

Pues sí, al final tiramos para Sierra de Gata, mi mujer mi hijo y yo. Y qué deciros. Hablar de este lugar es hablar de aire limpio, de sabores, dulces y salados. De gente excelente y más resistente que la Piedra montá. De mucho verde. De agua a borbotones, por todos lados. También de amor, de amor y felicidad. Y por supuesto de una tierra dura de la que muchos emigraron por entonces por necesidad, evidentemente y la que hoy da una oportunidad al viajero y al que quiere venir para permanecer aquí, para siempre.   

 C:\Users\PORTATIL\Downloads\IMG-2446.jpg

 

Porque mencionar Sierra de Gata es también hablar de Eljas, que me recordó a algún pueblo asturiano o Trevejo, un lugar idílico desde donde se divisa media provincia y parte de Portugal, o San Martin de Trevejo, una belleza en cualquier recoveco, (me encantó su plaza) o Gata, su arquitectura nobiliaria y encanto, también Villasbuenas de Gata, qué preciosa piscina natural. Y cómo no, Villamiel, Valverde del Fresno, Hoyos o Acebo con sus calles estrechas asombradas, sus balcones de madera, sin duda, sitios para perderse. 

 

Es también notoria su ganadería: de vacas, ovejas y cabras, principalmente. De pequeñas huertas donde se siembran tomates, pimientos, cebollas o calabacines. De frondosos bosques de robles, pinos, castaños, olivos, acebos, jaras, tomillos y brezos. 

Y qué decir de su espléndida gastronomía. De productos como la miel, el aceite de oliva virgen extra, el vino o el queso de cabra. Todos ellos son sinónimos de alegría y ocio, en cenas de verano y comidas pegados al charco de agua, en meriendas bajo el castaño, en actos triviales que dan sentido a la vida.  

 

Solamente recomendar un vino de Sierra de Gata que me gustó y mucho: Trasantier Blanco 2014. 



Turismo regional.

Antonio Batalla.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.