the geco
  • |
Región Digital

RELACIONADO PERO DIFERENTE: EMPRESA O NEGOCIO...

29 enero 2018

Me estreno desde esta tribuna de opinión con curiosidad, con cierta prudencia pero también con el atrevimiento que, supongo, me ha traído a ella. Y aprovecho para comenzar un tema sobre el que suelo hablar en múltiples foros desde hace tiempo y que nunca deja de estar presente aun de modo transversal cuando se habla de actividad económica. Para mí es un pilar conceptual y esencial, un punto de partida. Si bien se trata de mi respetuosa visión también basada en mi experiencia vital y empresarial. Aunque también me aventuraré con temas de otra índole y condición aunque siempre desde ese prisma personal y empírico.

El calado de lo que se propone en el título es mayor de lo que su primera impresión puede suscitar. Y ello porque esta cuestión late o sostiene la base de una determinada cultura o mentalidad empresarial, que es la raíz del problema o el principio de cualquier solución a las visicitudes de nuestra organización económica o nuestro sistema productivo. Empresa y negocio no sólo no son lo mismo, si no que resultan completamente diferentes. Así, una empresa puede ser un negocio, pero un negocio no es necesariamente una empresa. Toda empresa puede llegar a ser un buen negocio, y todo negocio podría, e incluso debería reconducirse a ser una buena empresa para crecer o sostenerse como negocio.

 

No se trata de un juego de palabras. Estamos ante una delimitación conceptual que nos puede ayudar a explicar muchas cosas, y sobre todo implica una invitación a una reflexión en absoluto huera o intrascendente, más bien al contrario, llena de sentido y prioritaria para identificar posicionamientos y justificar situaciones.

 

La pretensión no se centra en la definición técnica o teórica de empresa, ni en desarrollar teorías macroeconómicas. Considero más práctico y clarificador ocuparnos de la relación de contenidos que deben reconocerse en una empresa para después recurrir al método comparativo. De este modo, la empresa como tal requiere de una planificación estratégica meditada, diseñada y reflejada en un programa específico con sus objetivos, sus líneas de acción, su temporalización; también debe contar con un análisis de previsiones económicas, un presupuesto detallado de cada ejercicio, con un plan de revisiones y de evaluación de los distintos documentos organizativos con sus indicadores correspondientes; debe preocuparse de desarrollar, aunque sea básicamente, un protocolo de actuación y de funcionamiento; debe programar y aplicar un mínimo plan de formación para su personal y para el propio empresario; tener estructura, organigrama e intangibles esenciales que suponen la suma de todo lo anterior: como identidad definida y reconocible. Todo ello desde un prisma dinámico, y desde la perspectiva de configurar una base estable pero flexible, revisable y con margen de adaptación al contexto socio-económico donde se localice la actividad. Estos son algunos elementos esenciales que vienen a darnos claves de diferenciación y de identificación de una empresa frente a otros procesos de generación de lucro o de actividad onerosa.

 

Y también me anticipo, para propiciar un discernimiento de mayor enjundia, a la tentación de argumentar que tales exigencias de planificación, formación u organización no son razonablemente extrapolables al negocio, al autónomo, al pequeño y humilde empresario; y basta afirmar que sí lo son o deben serlo en su debida proporción y con la consiguiente adaptación dimensional. La sostenibilidad (bendita y manida palabra en nuestros tiempos) de muchos negocios pasan por este reciclaje funcional y metodológico, que dotará a cada actividad de una estimable capacidad para identificarse, definirse, anticiparse y evaluarse. Y consiste más en un esfuerzo de autoregulación y autoorganización, de plasmar lo que pienso en, de y sobre mi actividad, que de elaborar complejas tablas o documentos normados.

 

Finalmente, desciendo al terreno más gráfico e ilustrativo posible: comprar un piso por 10 y venderlo por 20, es un gran negocio pero no es en la mayoría de sus términos una empresa. Huyendo del denostado ladrillo y del reduccionismo del ejemplo anterior, vender un producto o prestar un servicio con mayor o menor margen de beneficio no implica necesariamente que nos encontremos ante una empresa, o ante un empresario; sí ante un emprendedor o ante un potencial empresario; y a lo mejor con alguien con mayores ingresos que muchos empresarios. Y es una buena plataforma, hasta idílica, para levantar una empresa, pero esa venta, esa prestación por sí sola, por muy lucrativa y continuada que sea, no constituye directamente una empresa. Por tanto, no estamos refiriéndonos al tamaño, ni al volumen de facturación o cifra de negocio, sino a factores como contenido y tiempo, como firmeza y proyección, capacidad de respuesta y solidez, a filosofía, marca, objetivos y forma de ser y hacer. El negocio en su principio, desarrollo y final se ha respondido a sí mismo muchas menos preguntas (sería suficiente qué y por cuánto) que la empresa (por qué, para qué, para quién, cómo, hasta cuándo, por dónde, con quién, qué necesito, qué necesitan, qué cambio, ...) y sus protagonistas, y eso lo hace más efímero. El negocio puede surgir, la empresa ineludiblemente hay que hacerla, construirla, sostenerla y alimentarla. El negocio es un fin en sí mismo, la empresa es un medio para muchos fines entre los que está el negocio. El negocio aparece en el camino de la empresa, sin embargo la empresa no necesariamente secunda o sucede al negocio.

 

Convertir los negocios en empresas, y posibilitar que las empresas hagan grandes negocios es el reto y la dicotomía clave del sistema productivo de nuestra región en particular. La secuencia se recorre a base de mentalización, de convencimiento, de medios, de inversión, de cooperación, de profesionalización, y de formación. Son imprescindibles los negocios en las empresas, pero tanto o más imprescindible es que los negocios sean realizados por empresas. Todos debemos cuestionarnos esto para determinar nuestra posición y el camino a recorrer, es una responsabilidad y una exigencia del propio sistema competitivo e

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.