quiron salud
  • |
Región Digital

Aquellos Guardias Municipales

30 noviembre 2021

“Los Guardias Municipales del Cáceres de Aquellos Tiempos conformaban un paisaje de relieve entre todos los cacereños”.

Dentro de esa serie de rostros populares que se deslizaban por el escenario de  la pequeña capital de provincia que conformaba el Cáceres de Aquellos Tiempos, se  encuentra, también, la imagen de los guardias municipales como una estampa  familiar, de orden, y por qué no decirlo, temida siempre por los más pequeñuelos en  sus juegos y travesuras que, tal vez, violaran las normativas municipales, como era  echarse un fío en la calle. Y ante cuya presencia, para no engañarnos, adoptábamos  un comportamiento de quien no hubiera roto un plato en su vida. 

A los agentes municipales también se les denominaba como guindillas, porque  los primeros municipales llevaban un sable y un bastón o vara como armas  reglamentarias. El sable iba envainado en una trincha de color rojo, similar a la  guindilla.  

El más conocido sin duda de la saga de la guardia municipal, o botes, era el  famoso cabo Andrés Martín Piris, a raíz de aquel episodio sobre la Maja Desnuda, y,  lo mismo que otros como Miguel Blázquez Cercas, nacido el 25 de noviembre de  1924 en la localidad de Aldeacentenera.

Miguel Blázquez Cercas, Guardia Municipal en el Cáceres de Aquellos Tiempos. 

Miguel Blázquez, que supo de las durezas del panorama del campo, allá en sus  vacaciones en el pueblo, aprendió de su padre, guardia municipal, las  particularidades del cuerpo preparándose para el ingreso en el mismo. Una vez  aprobada la oposición correspondiente, con el número dos de su promoción, estuvo  durante un pequeño tiempo de servicio con un guardia veterano, casualmente su  padre, e ir aprendiendo el celo del desempeño de su cometido así las obligaciones y  responsabilidades derivadas de su uniforme y de su misión. Un tiempo en el  conoció con el mayor celo el distrito en el que desempeñaría su trabajo, pues  Cáceres, entonces, se encontraba dividida en distritos proporcionales.  

Unas jornadas de ocho horas, en turnos de seis de la mañana a dos de la  tarde, de dos de la tarde a diez de la noche y de diez de la noche a seis de la  mañana, y descansando un día por semana. 

Pasado ese tiempo de conocimiento del distrito y de sus tareas, le destinaron  al distrito correspondiente, con tan buena suerte que, viviendo en la calle Sande,  permaneció unos primeros meses destinado en el área de la zona de la parroquia de  Santiago. Domicilio al que se llegaba a la hora del bocadillo, como se conocía el alto  a media mañana, recuperaba fuerzas y a vueltas con su trabajo. 

Barrantes, Sebastián Rico, Tomé, Merino y otros Guardias Municipales. Años 50. 

En sus servicios dirigiendo el tráfico fundamentalmente ocupaba el de la Plaza  Mayor a la altura de la Gran Vía, o en la calle de San Pedro, enfrente del Gran  Teatro, y en la Avenida de España, enfrente del quiosco Colón. También solía haber  otro puesto de guardia de circulación en el cruce de la Avenida de España con  General Primo de Rivera, en la Plaza de San Juan y en la Avenida de España a la  altura de la Fuente Luminosa, y también la Cruz de los Caídos. También en algunas  ocasiones se ubicaba un guardia en la Plaza del Duque, y, en ocasiones especiales,  corridas de toros, romerías, etc, ocupaban lugares cercanos. 

Asimismo cambió, de modo alternativo, entre otros distritos, lo mismo que,  durante un tiempo, asistió en labores de despacho en el despacho de la Guardia  Municipal y cuyas dependencias se encontraban en el Ayuntamiento, atendiendo

consultas de los ciudadanos, dando parte de las correspondientes incidencias al Jefe  de Servicio, que solía ser un cabo. 

El guardia Sebastián Rico Redondo tomando nota de una “recetilla”... 

Entre otros cometidos los guardias tenían las funciones de cuidar y velar por  el orden público recorriendo las callejuelas y plazoletas de su distrito, evitar la  mendicidad, los actos vandálicos, las travesuras de los más pequeños, el buen  comportamiento ciudadano... Y es que la sola presencia del guardia municipal ya  hacía que el viandante se esmerara en su comportamiento. 

Como los tiempos se andaban difíciles y la vida, para no engañarnos, estaba  cara, y por encima de la soldada y nómina de los guardias, que, al menos, ya 

formaban parte de la seguridad en la Administración municipal, los mismos en sus  tiempos libres ejercían de cobradores de seguros puerta a puerta, sastre, repartidor  de lejías con motocarro, hortelanos, vendedores ambulantes de cuadros,  electrodomésticos a plazos, pintores de brocha gorda, albañiles por cuenta propia, a  quienes se conocía como chusqueros, carpinteros... En el caso concreto de Miguel  Blázquez el mismo contaba con una peluquería de caballeros. Como Sebastián Rico  Redondo, natural de Botija, hacía, en ocasiones, labores de sereno, y ejercía de  pintor de brocha gorda, que pintaba, además, los pasos de cebra, junto a otro  guardia municipal, Joaquín Holgado Cebrián, (Cáceres, 1926), conocido como  Potaje, y que sacó el número uno de su promoción. Otros guardias y, por tanto,  rostros conocidos, eran Eustaquio Reguero, que llegó a cabo, que llevaba un puesto  de charcutería en el Mercado de Abastos, los hermanos Joaquín y Aquilino  Barrantes Cortés, que se dedicaban, asimismo, a temas de cuadros y fotografías, Alvaro Solís Jiménez, (Zarza de Montánchez), mutilado de guerra, que también era  hortelano, Antonio Holgado, al que conocían como Potaje, el Rico... 

Carnet de Policía Urbano de Miguel Blázquez Cerca (1964) 

Los uniformes eran el clásico azul marino para invierno y verano a lo largo de  muchos años... Distinguiéndose, sobremanera, el casco blanco. 

Unos guardias que, claro es, siempre llevaban consigo su Libreta de  Denuncias, con su bolígrafo y papel de calco, para proceder a dar parte de las multas  e incidencias de notificación que se estipulara oportuno por parte de los mismos en  el cumplimiento de velar por el orden y las buenas maneras en la pequeña capital de  provincia: Abusos, denuncios a descuideros, robos, jugar a la pelota en la vía  pública... 

El caso es que los guardias, guindillas o botes eran servidores del orden  público y que velaban, como siempre, por la mayor y mejor normalidad en la ciudad.

Otros Agentes Municipales, y, por tanto, todos ellos muy conocidos en  Cáceres eran Palomino, que también trabajaba de empleado en la gasolinera de  Montebola, Alejandro Holgado, que también ejercía de sastre, por lo que le  conocían como “La Ultima Puntada”, Pedro Holgado, hermano del anterior,  Santiago Polo, a quien apodaban “El Sierrafuenteño”, por ser natural de dicha  localidad, los Corrales, que eran padre e hijo, Cotallo, que era cabo de tráfico y que  también tenía un pequeño taller de carpintería, el cabo Barrantes...  

Joaquín Barrantes Cortés dirigiendo el tráfico en verano...  

Asimismo también estaba la Guardia de Gala, conocido como los del Plumero,  que estaba formada por los más altos y de mejor aspecto físico, luciendo plumeros sobre el casco, guantes blancos, cordones de hombro a pecho, manguitos blancos, y que solían desfilar y estar presentes en todos los actos oficiales como desfiles  procesionales, etc. 

Con los guardias andaba bastante el Sabanilla, que era el lacero de recogida  perros que estaban abandonados por la calle o que a quien llamaban sus  propietarios para sacrificarlos por estar enfermos o demasiado viejos 

Agentes Municipales o Guardias Urbanos que honraban a su patrona, la  Virgen del Carmen, entre otros actos, con una misa en la iglesia de Santiago, y una  cena y baile en la explanada de los Talleres Municipales. 

Hoy, pues, este recuerdo va por y para ellos, como servidores municipales. 

NOTA: Las cuatro primeras fotografías han sido cedidas por Juan Miguel Blázquez  Nieves y Cristina Rico. La última está captada del blog “Cáceres en el pasado”.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.