ribera guadiana
  • |
Región Digital

De los Hijos al Bichozno

23 noviembre 2021

De los Hijos al Bichozno

Cada vez más mujeres y hombres pasan de tener hijos. Antes eran una bendición de Dios; ahora son una pesada losa que no se van de casa ni terminada una carrera...

Cada vez más mujeres y hombres pasan de tener hijos. Antes eran una bendición de Dios; ahora son una pesada losa que no se van de casa ni terminada una carrera. La falta de empleo, la precariedad laboral, los escasos salarios, el acceso a la vivienda, la carestía de la vida… impide a los jóvenes la búsqueda de su pobre vida en otros lugares que no fueren en el que nacieren y vivieren. Otros volvieron con sus padres para poder subsistir. Cada día tenemos más hijos pródigos. Los jóvenes extremeños huyen del campo, como sus abuelos tuvieron que emigrar a Alemania o a la España industrializada en los años 60 del siglo XX. 

Una encuesta revelada días pasados por un diario regional avanzaba que casi el 70% de los jóvenes extremeños ve poco o nada probable tener hijos. Antes las mujeres tenían hijos a los 20 años; hoy pasan de los 30 cuando son madres. No basta ya con tener una carrera, signo hace décadas de tener un empleo seguro y bien remunerado, una vida en pareja y tener descendencia. Los tiempos han cambiado. Ahora serán los padres lo que tengan que apoquinar para que sus hijos pueden tener una pensión porque, tal y como van las cosas, no la tendrán jamás. La inseguridad en el mundo del trabajo y en el de la economía es total. Los planes de futuro no pasan hoy por un ahorro fiscalizado cada día más (al contrario que ayer: remunerado), un cambio climático que nos arruinará las estaciones y nuestras vidas. Los políticos pueden vender milongas, pero la realidad se impone: los jóvenes huyen en busca no de fortuna, sino de un trabajo para vivir. En este contexto, la descendencia humana es imposible que tenga relevo generacional. Los españoles ya tienen más animales que hijos: 13 millones de mascotas duplican a los niños. La crisis económica acrecienta la huella demográfica en España, hoy un país envejecido, cada vez con más ancianos, menos niños y más perros.

Ya nadie aspira a tener “los hijos que Dios nos dé”. De la familia numerosa de 4 hijos, hemos pasado a la de uno o dos como máximo.  Apenas hay de tres hijos, que ya la convertiría en numerosa. La familia es menos familia sin hijos; la Navidad que se acerca no se vive sin los niños. A qué poner el belén y el árbol esperando a los Reyes Magos si no hay niños…

Ignoramos los nombres de la descendencia humana porque, aun viviendo más, no llegaremos a conocer ni a la tercera. Solo algunos afortunados conocerán la cuarta. 

La pareja humana tiene seis descendientes: hijo, nieto, bisnieto o biznieto, tataranieto, el cuadrinieto o chozno y el bichozno, las dos últimas palabras que nadie hubiera oído, porque jamás llegaren a conocerlas, a utilizarlas, a sentirlas o vivirlas; pero existir, existen y, más aún, otras no definidas. Ni llegaremos nunca porque ya no deseamos ni la primera.

El hijo es la persona o animal respecto de sus padres; una persona respecto del país, provincia o pueblo del que es natural; una obra o producción del ingenio: expresión de cariño entre las personas que se quieren bien (¡hija mía!); hijo de la tierra (persona que no tiene padres ni parientes conocidos); hijo de la leche (persona respecto de su nodriza); hijo de papá (persona bien situada, más que por sus propios méritos, por el influjo o el poder de sus padres); hijo del diablo (persona astuta o traviesa); hijos de Dios (denota la igualdad de condiciones o linajes de todas las personas por naturaleza). Forma de parentesco: por consanguinidad; línea: recta descendente; grado: primero.

El nieto es el hijo del hijo de una persona; hijo o hija respecto del hijo o de la hija de una persona. (Conoció a su primer nieto a los sesenta años). Parentesco por consanguinidad; línea, recta descendente; grado de parentesco, segundo.

         Bisnieto, respecto de una persona, hijo de su nieto. Menos usada es la fórmula biznieto. (Antes de morir, a los 85 años conocieron a su primer bisnieto…)

Tataranieto: descendiente de la cuarta generación; el tercero de los nietos en el orden descendente; el bisnieto del hijo, el nieto del nieto o el hijo del bisnieto, el cuarto en consanguinidad en la línea recta.

Cuadrinieto o chozno: nieto en cuarta generación, hijo del tataranieto. Chozno, trastaranieto o cuadrinieto, padres de los bichoznos o quintos nietos. El actual rey de España, Felipe VI, es chozno de Isabel II y la princesa Leonor, su bichozna. La genealogía sería: Alfonso XII, Alfonso XIII, Don Juan de Borbón, Juan Carlos I, Felipe VI y princesa Leonor. Todos somos choznos, aunque lo seamos de personas que ya no viven ni conociéremos.

Bichozno. Según la RAE, respecto de una persona, hijo o hija de su cuadrinieto o cuadrinieta, que tiene el sexto grado de su consanguinidad en línea directa descendente.

Una descripción simple es: el hijo del hijo es el nieto; el hijo del nieto es el bisnieto; el hijo del bisnieto es el tataranieto; el hijo del tataranieto es el chozno o cuadrinieto; el hijo del chozno es el bichozno.

La supercentenaria norteamericana Elizabeth Bolden  (Tennessee, 15/09/1890; Los Ángeles, 12/12/2006), a sus 116 años de vida, tenía 7 hijos, 40 nietos, 75 bisnietos, 150 tataranietos, 220 nietos choznos y 75 nietos bichoznos, fue considerada como el ser humano viviente más longevo del mundo por el Libro de los Records Guiness.

1.- Vid.: Rubio, Álvaro: Casi el 70% de los jóvenes extremeños ve “nada poco probable” tener hijos, en el diario Hoy, de 15/11/2021.

2.- Vid.: Recio, Enrique: Los españoles ya tienen más animales que hijos: 13 millones de mascotas duplican a los niños, en El Español, de 27/07/2021.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.