eurorregion
  • |
Región Digital

¿Qué es el Adblue y para qué sirve?

El AdBlue es una sustancia que lleva entre nosotros desde el año 2014 aproximadamente.

07 octubre 2021

Las emisiones de automóviles son una de las grandes batallas del siglo XXI. El cuidado del medio ambiente, la sostenibilidad en general, se ha convertido en la prioridad a nivel social en prácticamente todo el mundo. No en vano, se han puesto en marcha numerosas medidas pensadas para reducir las emisiones, controlar y reducir residuos, reciclar y, en definitiva, reducir el daño que causamos al planeta.

En el sector del automovilismo el cambio ya es más que palpable. Los primeros coches totalmente eléctricos llevan ya un tiempo rodando por unas carreteras que ya tenían a muchos híbridos de electricidad y la tradicional combustión funcionando. Pero, ¿qué pueden hacer aquellas personas que se preocupan por la sostenibilidad, pero no pueden comprar un nuevo coche? También ha soluciones para ello, y una de las más importantes es el Adblue.

¿Qué es exactamente el Adblue?

El AdBlue es una sustancia que lleva entre nosotros desde el año 2014 aproximadamente. Llegó de la mano de la normativa Euro 6, que obligaba a los automóviles con gasóleo a reducir sus emisiones de gases contaminantes. Para conseguirlo sin que hubiera que cambiar de coche o pasar por enormes modificaciones en talleres, se diseñó y distribuyó este producto. El compuesto se usa en vehículos diésel y logra reducir considerablemente las emisiones.

No es contaminente, es totalmente incoloro e inodoro y no es ni tóxico ni inflamable. De hecho, está compuesto por agua desionizada con 32,5% de urea. A través de esta composición, lo que hace es transformar las partículas de NOx que salen por el tubo de escape, que se encarga de hacer que salgan los gases generados por la combustión que tiene lugar en el motor. Para ello, lleva a cabo lo que se conoce como Reducción Catalítica Selectiva, o RCS. 

También hay que tener cuidado, porque es un producto con un alto nivel de PH y, por lo tanto, tiene un llamativo efecto corrosivo. Por otro lado, sus propiedades son efectivas durante un año aproximadamente, tiene caducidad y, además, si se expone a temperaturas por debajo de los 11 grados bajo cero, puede solidificarse y quedar completamente inútil, o incluso dañar su depósito. Tiene esas peculiaridades que lo vuelven algo delicado.

Es algo que usan cada vez más automóviles de combustión, principalmente por la normativa de 2014. Si tu coche utiliza este aditivo lo normal es acudir a una gasolinera con surtidor Adblue, otro caso bien distinto es el de flotas de vehículos comerciales, industriales, incluso agrícolas, donde lo normal es disponer de bidones de 1.000 litros con su propio surtidor en las instalaciones de la empresa, en este caso las empresas suelen recurrir a proveedores especializados para comprar adblue a niveles industriales.

¿Cómo se rellena?

Solo lo usan vehículos diésel, como ya hemos explicado. Un usuario normal solo tiene que acudir a una gasolinera para recargar la cantidad de Adblue que haya en su coche. Para eso, solo hay que abrir el depósito en cuestión y rellenarlo como se haría normalmente con el diésel. Para ver si está lleno y en niveles adecuados, solo hay que echar un vistazo al cuadro de mandos del coche, que avisará para indicar que ya está completo.

Por contra, cuando el cuadro se ilumina por necesidad de recarga, lo hace con mucho margen. Desde que se enciende el testigo hasta que se agota el depósito por completo, lo habitual es que haya al menos 2.000 kilómetros todavía de camino para el vaciado. Algo importante y lógico, dado que no se debe esperar nunca a que el depósito de quede vacío por completo ya que, de ser así, el coche no arrancará.

Generalmente, los depósitos tienen una capacidad de entre 10 y 20 litros, con una media de consumo de 1 litro por cada 1.000 kilómetros. De este modo, un depósito completo puede durar hasta los 10.000 o hasta los 20.000 kilómetros. Aunque, claro está, todo dependerá de cómo se circule y por dónde se haga.

¿Cuáles son los niveles de emisiones adecuados?

Para evitar posibles sanciones, aunque es suficiente con usar el Adblue correctamente, es muy importante tener en cuenta cuáles son los niveles máximos de emisiones que se permiten para un vehículo. Desde la entrada en vigor de la normativa del 1 de septiembre de 2014, la Euro 6, las emisiones máximas de NOx de los motores diésel son de 80 mg/km. En el caso de que un fabricante no logre hacer que su coche esté por debajo de esa cantidad, tendrá que incluir un depósito de AdBlue para que compense su efecto.

Esa es la situación ideal porque, como salió a la luz en 2016, algunas empresas del motor engañaron y falsearon pruebas para no tener que recurrir a este producto, a pesar de contar con unas emisiones mayores de las estipuladas. A raíz de ese escándalo, la aplicación de la normativa Euro 6 se ha endurecido.

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.