uex
  • |
Región Digital

Los beneficios del césped artificial en instalaciones domésticas

Lo primero que hay que saber sobre el césped artificial es que no existe de un solo tipo.

27 julio 2021

¿Césped natural o césped artificial? ¿Qué poner en el patio de casa? Ahora, que nos centramos más que nunca en mejorar las condiciones de nuestro hogar, esa pregunta empieza a rondar más y más cabezas. La respuesta, ciertamente, es cada vez más clara. La opción artificial ha ido ganando muchísimo terreno en los últimos años y, viendo los resultados que da, es una tendencia en alza.

¿Por qué? Eso es algo que vamos a abordar a continuación, aunque antes vamos a ver un poco más sobre tipos de céspedes y lo que se puede encontrar actualmente.

Por qué es buena idea usar el césped artifical en terrazas, interiores o hasta piscinas

Lo primero que hay que saber sobre el césped artificial es que no existe de un solo tipo. Si echamos un vistazo al catálogo de TodoCESPED, en https://todocesped.es/, podemos ver un claro ejemplo. Los hay de diferente longitud, con distintas clases de adhesivos y con diferentes durezas y texturas en función de si se busca algo más o menos suave al tacto.

Por lo general, este tipo de céspedes tienen una durabilidad bastante elevada. Es más, un buen césped artificial puede durar hasta 20 años sin mantenimiento, aunque depende sobre todo del uso que se le dé y de cómo se cuide. Esto es algo en lo que hace especial hincapié TodoCesped y, sobre todo, su catálogo de calidad, altamente valorado por todos sus clientes. Gracias a su abanico de céspedes artificiales y sus cualidades, podemos ver incluso las ventajas que tiene este tipo de suelo.

 

Ahorras dinero y tiempo

Las labores de mantenimiento que necesita el césped artificial no tienen nada que ver con las del césped natural. Nada de recortar de vez en cuando, ni tampoco de regar para que no se seque. Todo eso se descarta automáticamente, al igual que echar abono o tratar la tierra. 

Esto ya implica ahorrar tiempo manteniéndolo, a la vez que se ahorra dinero. No hay que gastar tanta agua, tampoco hay que comprar productos para el cuidado del césped y todo lo que necesitaría la colocación de césped natural. Apenas tienes que gastar tiempo dejándolo listo, salvo barrer o regar en ocasiones. Casi te puedes despreocupar de él una vez lo has dejado colocado.

Fácil de instalar

Hablando precisamente de instalación, también es infinitamente más sencillo instalar y colocar césped artificial que natural. Algunas empresas son capaces de colocarlo donde quieras, sea sobre tierra, cemento, baldosas u hormigón. Además, tardan muy poco en hacerlo porque, como decimos, es muy sencillo. De hecho, hasta se puede colocar en paredes si se desea decorar una estancia con un toque más natural.

El césped natural, en cambio, exige que haya tierra en la zona en la que se vaya a colocar. A su vez, también debe ser tierra que permita su plantación y que esté abonada. Por otra parte, para plantar el césped natural se requiere una labor que es totalmente diferente a la del artificial. Se mire por donde se mire, es mucho más sencillo todo si se opta por la opción artificial.

Totalmente apto si tienes mascotas

En caso de tener animales domésticos en casa, el césped artificial es una muy buena opción. Es más, existen opciones diseñadas específicamente para la convivencia con perros, con gatos y demás animales de andar por casa. ¿En base a qué? En base a los restos que estos puedan dejar. La acidez de la orina puede ser la gran enemiga del césped natural, pero hay opciones artificiales listas para soportarla sin problema alguno.

Además, como es fácil de limpiar, no hay problema en caso de que el perro haga sus cosas en la hierba artificial, o el gato. No hace falta usar productos abrasivos para limpiar y, en ocasiones, basta solo con usar agua. Esto no quiere decir que no se puedan usar. En caso de ser necesario un abrasivo, se puede emplear, si luego se puede diluir por completo o casi por completo.

Más higiénico

Con el césped artificial no se dan irritaciones ni reacciones alérgicas. No puede provocar problemas de salud, cosa que sí puede pasar con el césped natural por su composición o incluso por la aparición de insectos.

Por su parte, el césped artificial no se convierte en un acumulador de bacterias, cosa que sí puede pasar con el natural. Ni gusanos, ni insectos, ni siquiera ácaros se concentran en él. Como no es algo orgánico, estos no se sienten atraídos por él y prefieren mantenerse alejados. Además de esto, también hay que mencionar, como ya hemos adelantado, que es muy fácil de limpiar. Con un cepillo y una manguera tienes todo lo que hace falta.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.