the geco
  • |
Región Digital

Simples mejoras en tu casa que te permiten ahorrar energía

La luz se paga muy cara en España, en parte por la dependencia energética de nuestro país.

14 mayo 2020

España es uno de los países en Europa en los que el precio de la electricidad es más cara. Según datos de Eurostat, durante el segundo semestre de 2018, España alcanzó cifras no conocidas hasta entonces.

Si establecemos la comparación con respecto al mismo periodo del año 2017, los hogares españoles vieron cómo su factura se había encarecido en un 14%. Esa situación dista un poco de la actual, pues debido al confinamiento de estos últimos meses, el precio de la luz ha bajado casi un 17% según los cálculos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Esto puede suponer un respiro para muchos hogares, pero hay que considerar que al pasar más tiempo en casa, también se ha consumido más electricidad.

La luz se paga muy cara en España, en parte por la dependencia energética de nuestro país, pero para luchar contra esa situación existen remedios o mejoras sencillas que ayudan a pagar menos por la factura, obteniendo así un doble objetivo: reducir el consumo y mejorar la situación económica.

Utilizar electrodomésticos con etiquetado energético alto

Esta es una de las prácticas más recomendables para realizar un consumo más eficiente de energía eléctrica. Todos los electrodomésticos incluyen un sistema de etiquetado energético que indica la eficiencia del mismo en cuanto a consumo de recursos: electricidad y agua principalmente.

Los marcados con la letra A y superiores: A+ hasta A+++, son los más adecuados en su funcionamiento, porque consumen menos recursos y son más eficientes. El etiquetado energético va desde la A hasta la G y también se marca con escala de colores, de verde a rojo.

Los electrodomésticos más eficientes tienen un precio más elevado, pero su amortización de precio es casi inmediata, en mucho menos tiempo que su esperanza de vida, de modo que su uso se asocia al ahorro energético y de recursos.

Continuando con esta idea de eficiencia en los electrodomésticos, otra alternativa es el cambio de calderas en Valencia. Pasar de una caldera gasóleo a una de gas natural conlleva un mayor ahorro, pues son dispositivos con una vida útil más larga, más eficientes desde el punto de vista energético y con una amortización más rápida.

Aislar la vivienda

Más allá de las grandes inversiones que puede suponer adquirir electrodomésticos con etiquetado energético alto, existen otras prácticas mucho más económicas que ayudan a ganar en eficiencia y ahorrar en la factura eléctrica.

Aislar la vivienda es una de ellas. Esto se consigue con acciones tan simples como controlar las fugas de aire en ventanas, puertas y conductos de ventilación y poner cortinas y alfombras en ventanasy el suelo durante el invierno.

Estas acciones pueden suponer hasta un 25% de ahorro en calefacción en climas fríos. Por otra parte, los sistemas de climatización, tanto para usar en invierno como en verano, es recomendable no sobrepasar determinadas temperaturas.

En invierno no se recomienda que la temperatura de la vivienda sea superior a 21 grados, mientras que en verano, cada grado de temperatura por debajo de los 24 supone un consumo añadido de energía del 8%.

Bombillas de bajo consumo y aprovechamiento máximo de la luz natural

Otro remedio sencillo para reducir el consumo de energía es sustituir las bombillas tradicionales por bombillas de bajo consumo. El mercado ya no fabrica lámparas halógenas, pero todavía quedan algunas a la venta en stock. Las de bajo consumo o las de led tienen un precio superior, pero son más eficientes y tienen más vida útil, por lo que se amortiza pronto la diferencia de precio.

A esto debemos sumar un aprovechamiento idóneo de las fuentes de luz natural. Es cierto que esto va a depender de la disposición de la vivienda, es decir, si está construida atendiendo a factores bioclimáticos. Pero siempre que sea posible hay que sacar partido de la iluminación natural, que es mucho más sana y no genera gasto económico alguno.

Uso responsable de los aparatos y del consumo de recursos

Todos los consejos se pueden resumir en uno solo: actuar de manera responsable pensando en el ahorro económico y en la sostenibilidad de los recursos. Esto nos va a llevar, por ejemplo, a apagar todos los electrodomésticos y enchufes que no utilicemos, actuar contra el llamado consumo pirata (los aparatos en stand by), la preferencia de la ducha sobre la bañera porque se consume menos agua, el uso de la lavadora en ciclos cortos y con carga llena o bajar el calentador de agua que habitualmente tiene como temperatura por defecto los 60 grados.

Muchas acciones sencillas de poner en marcha ayudan a que el consumo de electricidad y recursos en la vivienda sea más reducido. Con esto conseguiremos ahorrar en nuestras facturas y ayudar al medio ambiente.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.