the geco
  • |
Región Digital

Originalidad, lo más demandado por los novios en los nuevos álbumes de bodas

Algo que, a pesar de ser una costumbre totalmente inamovible, cada vez tiene menos de tradicional.

07 noviembre 2019

Todos sabemos que la celebración de una boda es algo sumamente especial, algo que va acompañado de toda una miríada de preparativos para conseguir que la jornada del "sí, quiero" sea algo totalmente inolvidable y único. Invitaciones, comida, música, celebración, jolgorio y, por detrás de todo eso, el más que tradicional álbum de bodas.

Algo que, a pesar de ser una costumbre totalmente inamovible, cada vez tiene menos de tradicional. Los especialistas en fotografías para bodas están viendo en los últimos años cómo las parejas comienzan a buscar cosas diferentes. Ahora se premia más la originalidad que la toma cuadriculadamente perfecta, lo espontáneo y lo natural, lo que alcanza la calidad sin forzar absolutamente nada.

Eso es algo que está notando todo el sector, con un aumento considerable de la demanda de "fotos originales para la boda". Algo que se puede ver, sin ir más lejos, en el portfolio de este fotografo de bodas en Huesca, especializado en reportajes fotográficos para bodas en Huesca y fiel absoluto a esta nueva tendencia que se está viendo en cada vez más y más enlaces nupciales.

La preboda, la boda y la postboda. Esa trinidad indispensable en los álbumes de los novios ha evolucionado para ser algo muy diferente a lo que era antes. Se sigue buscando la inmortalización de esos momentos tan especiales para la pareja, por supuesto, pero cada vez se persigue desde perspectivas más y más diferentes.

Originalidad por encima de todo. Esa es la premisa con la que los novios se acercan a los fotógrafos, la misma que está comenzando a delimitar una tendencia que ya está dejando de ser algo raro, sino algo de lo más habitual.

Ni tomas perfectas, ni reuniones familiares: originalidad en los álbumes de bodas

Hay parejas que lo tienen totalmente claro, y las que dudan se acaban decantando: se quiere ser totalmente original. Quieren que ese álbum no solo sea único para los dos, sino también para todo el mundo. Por eso, siempre se busca esa premisa como objetivo principal.

A partir de ahí, se despliega todo un elenco de opciones en el que se tiene que mover el fotógrafo con habilidad. Hay quienes desearían contar con unas fotos previas a la boda en un entorno rural con algún edificio en ruinas, quienes abogan por la muchedumbre y la jungla de cristal de las ciudades. Hay de todo.

Tematización, un factor a la orden del día

De hecho, las fotos temáticas son cada vez más solicitadas por los clientes en este tipo de trabajos. Desde la representación de grandes escenas del cine hasta plasmar por completo el espíritu de universos como el de J.K. Rowling con Harry Potter. Los estilos son muy distintos, pero el afán por tener algo temático es cada vez mayor.

Se ve en cada vez más álbumes, y también en cada vez más estudios de fotografía. Los novios plasman sus gustos por completo en estas fotos, dejando que el fotógrafo muestre su saber hacer con unas tomas perfectas en un encuadre exquisito y en un entorno de lo más apropiado. Ellos ponen la idea, él las ejecuta con la mayor maestría posible.

Y eso solo en lo que respecta a la preboda. Durante la celebración, es más habitual ver cómo se da carta blanca a los profesionales de la fotografía para que se sumen como uno más a la celebración, ya que así pueden plasmar mucho mejor el espíritu que los embarga a todos. Así es como consiguen la toma perfecta, el pequeño detalle que pasa desapercibido para todos, pero no para el objetivo.

Por esa razón, cada vez es más habitual que los propios fotógrafos de boda se sienten a la mesa con familiares y amigos como otro invitado más. Están ahí para trabajar, pero también para disfrutar, ya que su disfrute también se convierte en un mejor resultado a la hora de realizar cada foto y de trabajar con ella.

¿Y después de la boda?

Dicen que, al final, los fotógrafos de boda se acaban convirtiendo en grandes amigos de los novios, y razón no falta. Las bodas no se acaban hasta que se realiza la sesión de fotografías postboda, una que en ocasiones se realiza incluso durante la luna de miel.

Eso significa que los novios llegan incluso a trasladar al fotógrafo con ellos durante unos días allá donde vayan. ¿Vacaciones en Roma, en Berlín, en Tokio? No importa el lugar si lo consideran adecuado para esas fotos finales.

Al final, todo esto se traduce en un viaje compartido tanto para la pareja como para el fotógrafo y su equipo. Acompaña desde antes de la celebración, durante esta y hasta después de esta, buscando siempre la toma impoluta con su cámara para conseguir un trabajo sobresaliente y, sobre todo, original.

La espontaneidad siempre por delante, aderezada con confianza y amistad, para conseguir sacar a relucir la belleza natural que todos llevamos dentro. Esa es la clave de muchos de los fotógrafos de boda modernos, la misma que impulsa a las parejas a contar con estas nuevas ideas para sus álbumes nupciales.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.