fundacion cb
  • |
Región Digital

El 23,2% de los extremeños está en exclusión social y un 7,4 en exclusión severa

Así lo pone de manifiesto el Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en Extremadura.

02 octubre 2019 | Publicado : 14:10 (02/10/2019) | Actualizado: 17:23 (02/10/2019)

Ep.

El 23,2 por ciento de la población extremeña, unas 248.000 personas, se encuentra en exclusión social, y un total de 79.000, un 7,4 por ciento, lo está en exclusión severa, según el Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en Extremadura.

Este informe establece que la exclusión social se enquista en la estructura social, no solo en España, sino también en Extremadura. De esta forma, desde el 2013 a 2018 la exclusión social ha pasado en Extremadura del 26,7 por ciento al 23,2 por ciento; unas tasas de exclusión social muy superiores a las del conjunto de España, debido al mayor peso de la población en situación de exclusión moderada

Además, dentro de ella existe un grupo "especialmente vulnerable" afectado por problemas de exclusión que les impide tener un proyecto vital "mínimamente estructurado", una cifra que alcanza las 79.000 personas en situación de exclusión social severa.

Estas personas han pasado de representar un 7,7 por ciento de la población extremeña en el año 2013 a un 7,4 por ciento en el año 2018, manteniéndose estancado el volumen de este grupo a pesar del periodo de recuperación.

El VIII Informe Foessa ha sido presentado este miércoles en Mérida por parte de su coordinador Guillermo Fernández, quien ha recalcado que constituye un relato del momento de "incertidumbre" actual y pone de manifiesto las consecuencias de la gran recesión y cómo se está enfocando la salida de ésta.

Cabe destacar que dicho informe se ha presentado en la Asamblea de Extremadura, con la presencia, entre otras personas, del vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, del obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro, y del director de Cáritas Extremadura, Jesús Pérez.

TENDENCIA DICOTÓMICA DURANTE LA RECUPERACIÓN

Otra idea que evidencia el informe es que Extremadura, que es la segunda comunidad con los mayores niveles de exclusión, se caracteriza por una tendencia dicotómica durante la recuperación, en la que conviven una mejora en los niveles de integración (del 30,5% de la población en el año 2013 al 40,1% hoy en día) y en los índices económicos, aparejados a un aumento de la desigualdad, que tradicionalmente era baja en Extremadura, pero que al mismo tiempo presenta un estancamiento de la exclusión severa, que no siente los efectos de la recuperación.

En ese sentido, los datos de la encuesta ponen de manifiesto la existencia de un "alto riesgo de cronificación" de las situaciones de exclusión social y, sobre todo, de "polarización de la estructura" social, puesto que crece el espacio de la integración mientras se estanca la exclusión social, que representa a una de cada cuatro personas en el conjunto de Extremadura.

Asimismo, Guillermo Fernández ha indicado que dentro del espacio de la sociedad integrada se está produciendo una "quiebra por su base", ya que hay un grupo de unas 144.000 personas que se encuentran en una situación de "inseguridad" debido a que su "colchón de resistencia" está "debilitado".

BLOQUES PRINCIPALES DE RIESGOS SOCIALES

Por oro lado, el Informe Foessa ha identificado tres bloques principales de riesgos sociales que afectas a Extremadura, en el que el primero se refiere al empleo como factor de integración.

Es la dimensión más determinante y "significativamente mayor" que en el resto de España y afecta a casi el 35 por ciento de la población de Extremadura, según el coordinador del informe, quien ha añadido que casi tres de cada siete hogares necesitan combinar los ingresos del trabajo con ingresos de protección social.

De esta forma, ha expuesto que el 20,1 por ciento de las personas que trabajan están en exclusión social en Extremadura, seis puntos más que en España.

También la exclusión social está en Extremadura más ligada a la baja intensidad laboral que en España, debido a su mayor peso en la estructura poblacional. Si en el conjunto del país los hogares con intensidad laboral media baja y baja representan la mitad de los hogares en situación de exclusión social, en Extremadura representan el 61,5 por ciento.

Asimismo, relacionado con el nivel de ingresos, se destaca que los hogares extremeños tienen menor capacidad de afrontar sus deudas que en el conjunto de España o que los niveles de exclusión social son más elevados entre la población con jornadas parciales, casi el 32 por ciento, que entre los que la realizan a jornada completa, que estaría en torno al 18 por ciento.

El segundo bloque de riesgos se refiere a la vivienda y en Extremadura la exclusión de la vivienda ocupa el segundo lugar tanto para el conjunto de la población como para la población en exclusión. El 64 por ciento de las personas en exclusión severa se encuentran afectadas por esta situación.

Algunos de los indicadores más destacados en este ámbito en Extremadura serían que 36.000 hogares tienen gastos excesivos en la vivienda, 42.000 hogares sufren situaciones de insalubridad o que 23.000 hogares tienen deficiencias graves en la construcción.

También, el Informe Foessa evidencia que al 3,6 por ciento de los hogares les ha sido imposible que los hijos se independicen por problemas económicos o que un 10,4 por ciento de los hogares han recibido avisos de cortes de los suministros básicos.

Finalmente, el tercer bloque de riesgos se refiere a la salud, en el que Extremadura presenta una prevalencia mayor de problemas relacionados con la salud que en el conjunto de España.

Así, el 11,2 por ciento de la población extremeña se encuentra afectada por la exclusión social en la dimensión de la salud. Asimismo, el 7,3 por ciento de la población reside en hogares que han dejado de comprar medicinas y/o seguir tratamientos o dietas por problemas económicos.

No obstante, Guillermo Fernández ha indicado que es positivo señalar que la incidencia de la exclusión entre las personas con discapacidad o dependencia es en Extremadura "muy inferior" al resto de España lo que indica que la sociedad extremeña ha creado "mejores barreras contra la exclusión en estos colectivos".

PERFILES SOCIODEMOGRÁFICOS DE LOS HOGARES

El Informe Foessa establece que el 70 por ciento de las personas en exclusión en Extremadura son hombres y que el grupo mayoritario se encontraría entre los 45 y los 64 años.

También indica que una de cada tres personas excluidas trabajan o que nueve de cada diez personas que sustentan hogares extremeños en exclusión son de nacionalidad española. Aunque si se es extranjero la probabilidad de estar en el espacio de la exclusión es mayor, ya que ocho de cada diez lo están.

Otro dato de interés, según ha expuesto el coordinador del informe, es que más de la mitad de la exclusión social en Extremadura se encuentra en los municipios de menos de 5.000 habitantes.

"PÉRDIDA DE CALIDAD" DE LA DEMOCRACIA

El VIII Informe de la Fundación Foessa ha constatado también la "pérdida de calidad" de la democracia, que se asienta sobre una participación cívico política "de baja intensidad". Así, en Extremadura solo muestra interés por la misma el 11,6 por ciento de la población, una cifra muy por debajo del resto de España.

A pesar de esa falta de participación, la ciudadanía sigue apoyando el Estado de Bienestar como mecanismo de protección social y tres de cada cuatro extremeños optaría por tener más prestaciones y servicios sociales pagando más impuestos, aunque ese apoyo es inferior al del conjunto de España.

Finalmente, y para afrontar los retos del futuro, el Informe Foessa ha propuesto crear un nuevo escenario con "responsabilidades compartidas", así como favorecer que la sociedad extremeña inmersa en un mundo donde "cada vez más se promueve el individualismo" acceda a convertirse en una comunidad que facilite el acceso a los que "peor lo están pasando".

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.