violencia de genero 1170x155
  • |
Región Digital

UCE-Extremadura se muestra en contra de la exclusión financiera en el mundo rural

Lamenta que más de 91.000 extremeños no tienen acceso a dinero en efectivo a menos de 5 kilómetros de su casa, debido al masivo cierre de sucursales.

10 noviembre 2022

Más de 91.000 personas en Extremadura no tienen acceso a dinero en efectivo a menos de 5 kilómetros de su casa, una situación que se agrava en la provincia de Cáceres, con 135 municipios, el 60 por ciento del total, que no disponen de oficina bancaria ni de cajero automático.

Así lo ha denunciado este jueves la Unión de Consumidores de Extremadura (UCE) tomando los datos que aparecen recogidos en el informe 'Infraestructura del efectivo y vulnerabilidad en el acceso al efectivo en España', publicado por el Banco de España en agosto de 2021.

En concreto, este hecho afecta, de forma especial, a las personas mayores que no tienen otro remedio que coger un autobús o un taxi para desplazarse a la cabecera de comarca a sacar dinero, a lo que se une la brecha digital existente entre los diferentes grupos de edad.

Así pues, La Unión de Consumidores de Extremadura ha presentado este jueves una nueva edición de su revista, que incluye un estudio sobre la exclusión financiera y en el que sostiene que, desde que se levantaron las restricciones de la pandemia, ha recibido un número importante de quejas de clientes que "directamente, son expulsados de las oficinas porque las operaciones que solicitan realizar se pueden hacer en el cajero".

En este sentido, la UCE ha advertido también de que tanto en el oeste y el norte de Cáceres, como en el este de Badajoz, existen grandes zonas blancas que no cuentan ni con cajeros ni con oficinas.

Así, por ejemplo, subraya que en Badajoz, el 1,8 por ciento de la población es vulnerable o muy vulnerable en el acceso al dinero en efectivo, porcentaje que se dispara hasta casi el 20 por ciento en Cáceres, tal y como informa en una nota de prensa.

HAY SOLUCIONES

A este respecto, la UCE ha destacado que, en Europa, tener una cuenta bancaria ya es un derecho universal y, en consecuencia, debe facilitarse al máximo su ejercicio por todo ciudadano que así lo desee.

De hecho, en el desarrollo de este derecho, el Estado debe garantizar que llega a toda la población, igual que las telecomunicaciones o Correos, estudiando medidas como establecer un radio máximo de distancia desde cada localidad a una oficina bancaria, dotar de cajeros a los ayuntamientos, fijar una periodicidad mínima para el servicio de ofibuses o reducir las comisiones por operar en sucursal.

Además, debe exigirse una tecnología inclusiva y segura, lo que facilitaría que las personas mayores, que, incluso teniendo habilidades digitales, en muchos casos deben enfrentarse a problemas sensoriales, cognitivos y de movilidad, que dificultan o directamente impiden recordar diferentes nombres de usuario y contraseñas, teclear PIN o gestionar procesos de seguridad, pudieran relacionarse con su entidad con "toda normalidad".

Asimismo, la UCE ha expuesto que la desaparición de las entidades financieras no son el único escollo para lograr tener una vida plena de oportunidades en el ámbito rural, ya que en Extremadura, por ejemplo, se tienen carencias "muy serias" en infraestructuras de transporte o en telecomunicaciones.

A colación de esto último, UCE ha reconocido que los gobiernos autonómicos extremeños han hecho un "esfuerzo ímprobo" para dotar a todo el territorio de servicios públicos "de calidad y cercanos" y Extremadura es ejemplo en "multitud de ámbitos", como las instalaciones deportivas o las sanitarias, que garantizan que alguien que vive en un pueblo pequeño puede, por ejemplo, ir a la piscina o acudir al médico en prácticamente las mismas condiciones que quien viven en la ciudad.

No obstante, ha considerado necesario fomentar que las empresas privadas inviertan en Extremadura, momento en el que ha recordado su propuesta de que se penalice a las entidades financieras que cierren oficinas en el territorio extremeño, de forma que se les cierre la puerta a la hora de financiar programas regionales, o que se fomente la instalación de banda ancha en todo el territorio a cambio de beneficios fiscales.

"Al final, Extremadura es una región eminentemente rural. Quienes nos visitan deben venir y comprobar que no sólo somos naturaleza y patrimonio, sino una tierra absolutamente viva. En la ciudad y en el campo", ha sentenciado.

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.