quiron salud
  • |
Región Digital

Para proteger los montes extremeños

La Junta incide en la necesidad de seguir realizando tareas de prevención de incendios

Según Begoña García Bernal, “debemos decir alto y claro que Extremadura ha salvado con buena nota la campaña más complicada de los últimos 25 años".

10 noviembre 2022 | Publicado : 13:11 (10/11/2022) | Actualizado: 23:24 (10/11/2022)

MODIFICACIÓN DE LA ORDEN DE QUEMA

Otro de los asuntos que ha tratado la responsable extremeña de Agricultura ha sido la publicación este mismo jueves en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) de la modificación de la Orden por la que se declara la época de peligro bajo de incendios forestales del Plan INFOEX.

Concretamente, dicha modificación va a permitir que ya no sea preciso que la existencia de la plaga en los vegetales se acredite mediante fotografías georreferenciadas, análisis de laboratorio, y/u otros medios justificativos, bastando a efectos de dicha acreditación, la manifestación del técnico responsable.

Cabe destacar que se puede consultar la orden, así como acceder a la solicitud a través de: http://doe.juntaex.es/pdfs/doe/2022/2160o/22050205.pdf, recuerda la Junta.

Rd./Ep.

La campaña de Época de Peligro Alto de Extremadura ha sido “muy dura, con unas circunstancias climáticas muy complejas". Así lo ha destacado la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal, quien ha comparecido este jueves en la Asamblea de Extremadura para informar sobre el desarrollo de la misma.

Así pues, según sus palabras, la Comunidad Autónoma ha conseguido "contener una mala dinámica de incendios a nivel europeo, gracias al inmenso trabajo del plan INFOEX, los agentes del medio natural, el SEPEI, CPEI, BRIF, UME y, por último, la colaboración de los y las bomberos forestales de las comunidades autónomas de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía”.

En concreto, la titular extremeña de Agricultura ha iniciado su intervención recordando que este año la Época de Peligro Alto de incendios forestales dio comienzo 10 días antes de lo habitual, el 23 de mayo. En este sentido, ha resaltado que según datos de los resúmenes climatológicos de Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), los meses de mayo, junio, julio y agosto se comportaron como muy cálidos o extremadamente cálidos.

Como consecuencia de ello, existió una disponibilidad de los combustibles que ofrecían comportamientos virulentos de los incendios desde fechas tempranas, según ha explicado la consejera.

“Debemos decir alto y claro que Extremadura ha salvado con buena nota la campaña más complicada de los últimos 25 años", ha aseverado, tras indicar que se han registrado 484 incidencias, con 223 incendios declarados. Correspondiendo 148 a la provincia de Badajoz, con 2.238 hectáreas quemadas, y 75 incendios a la de Cáceres, afectando a 8.169 hectáreas.

Además, durante un periodo extremadamente cálido, 8 días en julio, se produjeron los incendios más importantes. Simultáneamente siete niveles 1 y dos niveles 2 en esos días, 24 incendios, según informa la Junta en una nota de prensa.

“Para hacerse una idea del trabajo desarrollado por los medios de extinción durante esos días, basta decir que fueron 750 horas de vuelo voladas solo en ese periodo por los medios aéreos de Extremadura, cuando la media de una campaña de peligro alto son 1.000 horas”, ha explicado.

A este respecto, García Bernal ha subrayado que los tres grandes incendios que han tenido lugar en esta campaña han tenido en común su desarrollo sobre una orografía compleja, con pendientes elevadas y diferentes valles, favoreciendo la presencia de crestas y vaguadas potenciales de cambio de comportamiento del incendio.

La estadística de incendios forestales en Extremadura, desde el día 1 de enero y hasta el 30 de septiembre, es de 739 incidencias, entre incendios y conatos y 10.961 hectáreas forestales en total. De ellas, arboladas 4.762, matorral 3.742 y pastos 2.457 hectáreas.

En este punto, y comparando con otros años, es el más alto desde 2015, cuando se quemaron 12.719 hectáreas, aunque la consejera ha destacado que la evolución del número de incendios en 10 años se mantiene con ligera tendencia a la baja.

Igualmente, la consejera también ha resaltado que “la campaña ha sido tan dura en España que se ha caracterizado por una enorme solidaridad entre los dispositivos de incendios de las diferentes comunidades autónomas”.

Para finalizar, García Bernal ha aprovechado la ocasión para recordar que “ha quedado totalmente acreditado que las infraestructuras de prevención son la única oportunidad de trabajo, y de trabajo seguro y eficaz, para determinados incendios”, ha sentenciado.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

Sin embargo, desde las filas del Grupo Parlamentario Popular, la diputada Mercedes Morán ha criticado que la consejera no se haya referido a la época de peligro bajo de incendios, y concretamente al "despropósito que ha generado la orden para la quema de restos de poda", una cuestión que "ahora prácticamente necesita un estudio de impacto medioambiental, generando más gastos a los agriocultores, que parece que para la Junta son de segunda, dando un paso más por encima de otras comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, donde los agricultores lo tienen mucho más fácil".

Respecto a la campaña de peligro alto de incendios, Morán ha calificado la gestión del Gobierno extremeño como "desastrosa, la peor en veinte años, con refuerzos que llegaron tarde, desorganización, falta de previsión en los relevos y falta de avituallamiento", y ha destacado la labor y la responsabilidad de los profesionales, "a pesar de la falta de medios, de ser pocos y no tener mejoras en sus condiciones laborales". Morán ha pedido a la consejera que "escuche a los trabajadores y mejore sus condiciones, porque ya es hora", y ha calificado como "inmovilista" la política forestal de la Junta.

Por su parte, el diputado de Ciudadanos Fernando Baselga ha criticado la falta de "ayudas directas" por parte de la Junta y la "excesiva burocracia" por su parte, porque "ustedes lo han prohibido todo, para cortar una ramita hay que pedir cuarenta mil permisos, y eso hace que nadie se preocupe de los montes". Además, ha denunciado que en los últimos siete años "sólo se han limpiado algo más de 400 hectáreas en el parque nacional de Monfragüe, que tiene 15.000 hectáreas, por lo que es un milagro que solo se hayan quemado 398". A este respecto, ha abogado por la utilización de la biomasa para prevenir incendios.

A este respecto, la diputada de Unidas por Extremadura Irene de Miguel ha indicado que "lo que ha sucedido este verano nos tiene que servir para sacar reflexiones y estar mejor preparados para el futuro", mientras ha reclamado "una nueva política forestal que haga que los montes estén vivos y los pobladores rurales se impliquen". Además, ha señalado que los trabajadores "no estaban preparados en el momento de la declaración de peligro alto el 23 de mayo, ya que los trabajadores de refuerzo se incorporaron el 16 de junio", y ha reclamado "una categoría forestal que haga justicia a los bomberos forestales" y medidas para afrontar incendios en plantas termosolares.

Sin embargo, para el PSOE extremeño, Extremadura "es un ejemplo" en materia de política forestal, con una "labor encomiable, donde se han invertido casi 200 millones de euros en política forestal, por lo que no se puede dudar de ese compromiso", ha reiterado el diputado Eduardo Béjar Martín.



Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.