eurorregion
  • |
Región Digital

Bioincubadora y Centro de Cirugía Mínima Invasión innovación sanitaria desde Extremadura

Proyectos pioneros como la Bioincubadora o referentes como Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón se integran en la Ciudad de la Salud de Cáceres.

03 octubre 2021 | Publicado : 13:04 (01/10/2021) | Actualizado: 22:03 (04/10/2021)

Cáceres apunta maneras para convertirse en el polo tecnológico de Extremadura. Su Ciudad de la Salud se está trasformando gracias al Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón, el nuevo hospital y el nuevo proyecto de Bioincubadora en uno de los principales referentes de progreso de innovación y avances tecnológicos. 

Algo totalmente pionero en España se está gestando en el corazón de Extremadura. Un modelo que rompe los esquemas tradicionales y habituales de nuestro país. Hablamos de ‘incubar’ proyectos cuyos investigadores ya tienen cubierta una primera fase de investigación teórica y que pueden convertir su proyecto investigado en uno totalmente comercializable. Pero para llegar al fin hay que realizar un recorrido.

Hablamos de empresas que nacen en Extremadura y se ubican en la región. Hablamos de la producción de bienes y servicios de alto valor añadido de base tecnológica elevada. Hablamos de contribuir a cambiar de sistema o de modelo productivo que existe en Extremadura. Hablamos de Bioincubadora. Ayudar a proyectos maduros que no existen todavía como empresa a transformar sus proyectos en empresas de muy alto nivel tecnológico y valor añadido.

Desde Regiondigital.com hablamos con Miguel Bernal, director de Extremadura Avante 

Y para poder hablar con certeza de todo ello, hablamos con Miguel Bernal. Optimista casi que patológico con los pies en el suelo, el Director General de Extremadura Avante, nos cuenta cómo este proyecto realizado por Avante, ‘Bioincubadora’, ha visto la luz. 

Extremadura Avante es un grupo de empresas públicas de la Junta de Extremadura, que tiene como objetivo prestar servicios a las empresas extremeñas en las diferentes fases de su desarrollo, con el fin de que puedan ser más competitivas, impulsando el desarrollo industrial y empresarial de Extremadura y actualmente han presentado la Bioincubadora de la Ciudad de la Salud y la Innovación de Cáceres. 

El origen del proyecto se remonta a 2015. “ Fue la primera obra que firmé cuando entré en Avante”. La construcción de un edificio que sirviera para potenciar la creación de empresas vinculadas con el mundo de las tecnologías de la salud. “Analizamos mucho sobre el proyecto, teníamos que ver como se hacía en otros países, antes de inventar algo hay que ver si está inventado”, expone Bernal. 

Y Miguel Bernal voló hasta Israel. “Visité Israel, visité el modelo de bioincubadora en Nazaret y posteriormente nos pusimos a analizar como trasladar ese modelo que funciona excepcionalmente en Israel a nuestro país, poder poner en marcha un sistema adaptado a la legislación española y europea para poder incubar a empresas”. “El proceso fue largo y difícil porque era realizar algo que no existe todavía en España”. 

Fachada del edificio de Extremadura Avante

¿Y el resultado? Un edificio muy bonito ubicado en el núcleo duro del proyecto, vinculado con la Ciudad la Salud de Cáceres y como referencia el Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón y el nuevo hospital de Cáceres. Además, próximo a la facultad de veterinaria el edificio de la “bioincubadora consta de 1.200 metros cuadrados de laboratorios individuales y compartidos, despachos, salas de formación, salas de reuniones y talleres”. A través de la bioincubación se proporcionará apoyo técnico, asistencia técnica y financiación para los proyectos. 

Bernal nos detalla una estadística fiable. “en 20 años de experiencia que tiene Israel, la empresa que supera la fase de incubación aproximadamente cuando se constituye como empresa multiplica 20 veces el valor de la inversión que se ha realizado para incubar, en España siendo la mitad o la mitad de la mitad ya sería rentable”. 

¿Y quién lo financia? Por una parte, los fondos públicos y por otra los inversores privados que invierten en la idea. “Encontrar en España inversores que inviertan desde lo privado en una idea, era lo complicado, pero lo hemos encontrado. La sociedad Gamma Health, del grupo Diggia, es la empresa que va a gestionar el día a día del trabajo de incubación, asistencia técnica, prestar asesoramiento científico, contactos científicos, etc. Hace diez días hemos firmado el contrato”, detalla Bernal. 

Miguel Bernal en su despacho

Gamma Health ha sido seleccionada a través de un proceso de licitación pública, y pretenden arrancar el 2022 con empresas ya empezando a incubarse y teniendo como objetivo que cada dos años salgan cuatro empresas a la calle. “Así podríamos afirmar que la bioincubadora de Cáceres se convertiría en la fábrica de empresas de alta base tecnológica vinculada con el mundo de la salud en nuestra región, sería el motor del desarrollo”. 

Este proyecto irá avanzando hasta complementar una red de incubadoras en toda la región que abarquen todos los ámbitos del desarrollo tecnológico. La próxima la Bioeconomía en Mérida.  

Sobre cómo Miguel Bernal concibe Extremadura en diez años “será un centro logístico importante porque la producción industrial ha subido, el peso del sector industrial se va a equilibrar, el sector servicio tiende a profesionalizarse, pienso que en 10 años vamos a tener una región significativamente diferente y mejor”. “No le tengo envidia a ninguna región española, no tiene nadie algo mejor de lo que tenemos nosotros, calidad del suelo, tenemos sol, tenemos agua, tenemos tierra y, sobre todo, tenemos conocimiento”. 

Edificio del Centro de Cirugía Mínima Invasión Jesús Usón en Cáceres

Centro de Cirugía Mínima Invasión Jesús Usón

El Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón (CCMIJU) es una institución multidisciplinar dedicada a la investigación, formación e innovación en el ámbito sanitario. Posee una dilatada experiencia en investigación traslacional, en varios campos de especialización: Laparoscopia, Endoscopia, Microcirugía, Diagnóstico y Terapéutica Endoluminal, Anestesiología, Farmacología, Bioingeniería y Tecnologías Sanitarias, Terapia Celular y Reproducción Asistida.

Una cristalera de puertas nos recibe cual cirujano a un bisturí, con amor para dar paso a un hall espacioso, blanco y con multitud de cuadros con enfoques médicos. Todos los colaboradores del centro están plasmados en retratos totalmente realistas. La sala te sorprende, te absorbe y te impresiona. De camino al despacho se pueden seguir observando infinitud de cuadros pues Jesús Usón, fundador del CCMIJU, es un gran apasionado del arte, pero también se observan espacios abiertos, limpios pero cálidos, se percibe la profesionalidad, el silencio, pero también la amabilidad y alegría de los trabajadores y en el fondo del pasillo nos espera con una amplia sonrisa, Francisco Sánchez, director científico del centro. 

Hall del edificio del CCMIJU 

La innovación y la formación médica son dos pilares fundamentales en la actividad del CCMIJU. Francisco tiene muy clara la misión del centro. “El objetivo es prestar un servicio a la sociedad tanto en la formación de los profesionales sanitarios, como en investigación y desarrollo de nuevos productos y servicios, así como participar o colaborar con empresas a nivel internacional. La misión es fundamentalmente mejorar la calidad asistencial de los pacientes en cuanto a la formación médica y permitir una mejor prestación de servicios en los hospitales”. 

Con más de 30 años de historia, el Centro de Cirugía Mínima Invasión Jesús Usón, se posiciona como un referente en potencial formativo y tecnológico. El centro pertenece al Consorcio de Investigación Biomédica en Red Cardiovascular dependiente del Instituto de Salud Carlos III y en 2014 fue reconocido como Instalación Científico-Técnica Singular (ICTS). Un referente a nivel nacional en cirugía mínimamente invasiva. 

Llegar hasta donde se sitúan no ha sido fácil.  Sánchez explica que con la llegada de Jesús Usón a la Universidad de Extremadura a finales de los años 80, principios de los 90 unido al auge de la cirugía mínimamente invasiva y que la Universidad de Extremadura contaba con una unidad pionera de microcirugía, todo ello llevó al profesor Usón a llevar el planteamiento del Centro a la Junta para dedicarlo a la formación médica relacionada con las técnicas mínimamente invasivas. 

Hablamos con Francisco Sánchez, director científico del CCMIJU

En 1995 se crea un centro de 2.000 metros cuadrados dedicado a la formación en laparoscopia, endoscópica, microcirugía, en 1997 incorporaron la radiografía intervencionista. “Fue creciendo en demanda y actividades, además introdujimos la investigación y llegó el nuevo proyecto del actual Centro que concluiría en 2007 y que actualmente cuenta con 20.000 m2 y 90 personas trabajando con nosotros”. 

Como proyecto clave que Sánchez destaca en toda la evolución del Centro nos encontramos en la participación de un proyecto europeo del VII Programa Marco, sobre  terapia celular. Lo lideraba el CENIC de España en el cual nosotros éramos un socio activo y nos permitió abrir un laboratorio de terapia celular, con investigaciones enfocadas a alteraciones cardiovasculares que nos han permitido, dentro de esa área, desligar un área de cardiovascular”.

Uno de los quirófanos del CCMIJU

Actualmente también lideran un proyecto de Compra Pública Innovadora  en robótica médica de 7.5 millones de euros, financiados con Fondos FEDER y de la Junta de Extremadura, el cual nos debe permitir trabajar con la industria que desarrolla la robótica quirúrgica y poder innovar proyectos que lleguen al mercado.

El CCMIJU, además de formación e investigación también ofrece una cartera de servicios al sector médico, farmacéutico y biotecnológico. Sanchéz lo explica “somos un Centro donde las empresas pueden realizar ensayos preclínicos, probar fármacos o tecnología en entornos controlados de manera experimental, en laboratorios in vitro o utilizando modelos animales in vivo para posteriormente trasladar esos resultados con garantía a los pacientes. Estamos certificados por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS)".  

Otro de los proyectos con los que el CCMIJU está comprometido es el que lidera Philips a nivel europeo en la creación de un catéter inteligente para poder introducirlo a través del sistema arterial y venoso y  que ayude al diagnóstico de enfermedades cardiovasculares y cerebrales además de su  tratamiento. 

La impresión 3D está cada vez más patente en los laboratorios y el CCMIJU lo sabe, por ello también están liderando un proyecto europeo, financiado por el Programa Erasmus+ con socios de toda Europa. “Estamos empleando la tecnología de realidad mixta, realidad aumentada y virtual para la formación médica, combinando toda la tecnología de realidad mixta con  impresión 3D para ir modificando las nuevas herramientas de la formación médica del futuro como modelos 3D con información del paciente”, explica Sánchez. 

“Una multinacional médica con sede en EEUU está actualmente diseñando mallas quirúrgicas para tratamientos de las hernias y han trasladado los estudios a nuestro centro con la idea de que, si los resultados son positivos, en un periodo de 4 o 5 años puedan tener el producto en el mercado. Para nosotros como Centro que un gigante de la tecnología médica utilice nuestras instalaciones para el testeo de sus productos, dice mucho de la institución cacereña y también de nuestra región”, argumenta el director científico. 

El arte es una de las pasiones de Jesús Usón

Antes de la pandemia, comenta Sánchez que también abrieron un laboratorio de impresión médica, “el presente y futuro está muy relacionado con este tipo de tecnología, la posibilidad de imprimir el órgano real de un paciente es una revolución dentro del mundo de la medicina quirúrgica”. 

En lo que respecta a la región de Extremadura, Sánchez lo tiene muy claro. “Tener dentro de la región a un centro que forma parte de la marca España de lo que vende nuestro país dentro de la ciencia al exterior y que está relacionado con la formación médica quirúrgica es un orgullo.”.

Además, “Extremadura está en un nivel tecnológico muy aceptable. Tenemos la posibilidad de implantar el 5G y realizar el proyecto piloto aquí en la Universidad de Extremadura, campus de Cáceres. La región está realizando y dando pasos firmes en cuanto a la implantación de procesos tecnológicos. Se encuentra en la vanguardia en muchas disciplinas y la imagen de la región comienza a salir al exterior”, concluye Sánchez.

Cáceres apuesta por el polo tecnológico en su Ciudad de la Salud con un proyecto pionero como es la Bioincubadora y un referente mundial como el Centro de Cirugía Mínima Invasión Jesús Usón. La apuesta ya está en marcha, se apuesta el todo al progreso tecnológico con la ventaja de que todos somos clientes de la sanidad.

logo general junta de extremadura

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.