iberdrola
Región Digital
Región Digital
  • 21 jun 2024

Diócesis de Coria-Cáceres recaudó en 2022 más de 136.000 euros en campaña de Manos Unidas

Este año se apoyarán proyectos en escuelas de Kasipa en Malawi o el desarrollo integral de familias en Assam (India).

08 febrero 2023

Ep.

La Diócesis de Coria-Cáceres recaudó en 2022 a través de la campaña de Manos Unidas un total de 136.427 euros, lo que supone un 4,4% más que el año anterior cuando se recaudaron 130.681 euros. Sin embargo, todavía se está lejos de los datos prepandemia, cuando la recaudación de 2019 ascendió a 182.295 euros.

La recaudación de 2022 procede de forma mayoritaria de fondos privados, 88.960 euros de socios y colaboradores, y el resto de otras actividades como mercadillos, bocadillo solidario en colegios, aportaciones de parroquias. El sector público únicamente aporta una subvención del Ayuntamiento de Cáceres de 2.973 euros. Cabe destacar que han aumentado el número de socios en 119, pasando de los 2.216 en 2021 a los 2.335 en 2022.

Con estos fondos se apoyarán proyectos como la mejora del acceso al agua y la higiene en las escuelas de Kasipa, en Malawi, o un proyecto de desarrollo integral para 110 viudas tribales y sus familias en Assam, en India.

Además, ya está en marcha la nueva campaña de 2023, que lleva por lema 'Frenar la desigualdad está en tus manos', y que ha sido presentada este miércoles por el obispo de Coria-Cáceres, Jesús Pulido, quien ha comenzado su intervención con un recuerdo especial para las víctimas del terremoto de Turquía y Siria, al tiempo que ha recordado que el lema de este año hace hincapié en la desigualdad existente en el mundo "como una de las principales causas del hambre".

Así ha resaltado que "no es suficiente socorrer puntualmente", sino que "es necesario buscar soluciones, que tienen que ver con el desarrollo de los más desfavorecidos", por lo que ha mostrado su "tristeza y solidaridad" con las víctimas de los terremotos, ya que algunos "lo han perdido todo", por lo que es necesario "tejer redes de solidaridad y sumar esfuerzos internacionales, nacionales, públicos y privados para que nadie se quede al borde del camino, especialmente en una necesidad tan básica como la alimentación".

Por su parte, la presidenta delegada de Manos Unidas en Cáceres, Carmen Muro, ha insistido en renovar el compromiso "de seguir luchando por la dignidad de todas las personas, liberar a la humanidad de la pobreza, del hambre y de la desigualdad". Muro ha hecho un llamamiento a la solidaridad animando a hacerse socio y/o voluntario de Manos Unidas, para luchar contra esa desigualdad.

PROYECTOS APOYADOS POR MANOS UNIDAS

En cuanto a los proyectos que se apoyarán desde la diócesis, Carmen Muro ha destacado el de mejora del acceso al agua y la higiene en las escuelas de Kasipa, en Malawi. Es una población eminentemente rural con una agricultura de subsistencia sujeta al clima con una gran deforestación que está afectando al cambio climático.

Las infraestructuras escolares son muy precarias y uno de los mayores problemas es la falta de acceso al agua potable y al saneamiento básico.

La parroquia de Benga ha preparado una propuesta de acceso al agua, saneamiento y formación en higiene para las 15 escuelas de Kasipa.

Se construirán 148 letrinas en 15 escuelas, formación a 30 profesores en agua, saneamiento y 30 profesoras en higiene menstrual. Se quieren resolver problemas concretos como la falta de acceso al agua potable y saneamiento en las escuelas de primaria, problemas de absentismo escolar por enfermedades hídricas o relacionadas con la higiene, chicas no acudiendo a las escuelas cuando tienen el periodo y falta de conocimientos sobre agua, saneamiento e higiene menstrual.

El proyecto tiene un coste de 71.294 euros. Manos Unidas aporta el 72% del presupuesto, lo que supone 51.332 euros. Los beneficiarios directos son 13.971 entre alumnado, profesorado y voluntariado y de forma indirecta se beneficiarán unos 25.000 habitantes de estas comunidades.

Otro de los programas apoyados es el desarrollo integral para 110 viudas tribales y sus familias en Assam, en India. Se tarta de una zona remota con escasas infraestructuras con una población tribal que vive en pequeñas aldeas y se dedica a la agricultura de subsistencia.

Las mujeres viudas carecen de formación y de medios para subsistir y son consideradas inferiores pues no han sido capaces de "cuidar" adecuadamente a sus maridos. Constituyen un grupo que vive en condiciones miserables desde el punto de vista personal, económico y social y, además, tienen a su cargo a los hijos y familiares ancianos.

El proyecto parte de las hermanas de la Caridad de Jesús y María llevan a cabo el proyecto en colaboración con los Servicios Sociales de Guwajati. Se han identificado a 110 mujeres viudas de 15 aldeas que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad.

El programa tiene dos años de duración e incluye la constitución de 21 grupos de viudas y su formación en temas sanitarios, de derechos humanos, de legislación básica, de gestión de economía doméstica y actividades generadoras de ingresos que permitirán a las viudas mejorar su situación personal, su participación en la comunidad y su situación económica.

Se incluye la creación de huertos familiares, cría de animales, cultivo y preparación de hierbas medicinales y remedios caseros, tejido y bordado, elaboración de productos de artesanía y preparación de conservas y procesado de alimentos para el autoconsumo.

Este proyecto tiene un presupuesto de 52.045 euros. Manos Unidas aporta el 84% del proyecto, es decir, unos 43.718 euros y los beneficiarios directos son 110 mujeres viudas e indirectos 417 familiares que están a cargo de estas mujeres.

LA EXPERIENCIA DE LUIS HALLAZI EN PERÚ

En la presentación de la campaña ha estado presente Luis Hallazi Méndez quien ha recordado que Manos Unidas está presente en más de 51 países en África, Asia y América Latina. Y a través del Instituto del Bien Común son socios de Manos Unidas en Perú donde se está desarrollando un proyecto en la Amazonía peruana, que abarca a 51 pueblos donde viven unas 7.000 personas.

En concreto, trabajan con el pueblo cacataibo, que reúne a 8 comunidades, en un proyecto de seguridad jurídica para defensores de derechos. "La población de estas comunidades viene sufriendo amenazas, presiones, siendo desplazados por la tala o la minería ilegal", ha apuntado, por lo que el objetivo es frenar la deforestación.

"Se deforesta para sembrar hoja de coca para el narcotráfico", ha señalado Hallazi, quien ha explicado que el objetivo del proyecto es "parar esta situación, reconocer y registrar los títulos de propiedades de las comunidades cacataibo, registrar sus bienes, y fortalecer a las organizaciones comunales para que puedan tener acceso a la salud y la educación y que el Estado llegue a estos lugares para que puedan tener una atención mínima en cuestiones de salud y educación".

"Nuestro objetivo es defender y fortalecer a las comunidades que cuidan de los bosques, para poder contar con la Amazonía durante muchos más años", ha concluido.

Respecto a las actividades de la campaña de Manos Unidas en la Diócesis de Coria-Cáceres, cabe resaltar que el viernes, día 10, se celebrará el Día del Ayuno voluntario. A partir de las 17,30 horas habrá actividades para la infancia en el Paseo de Cánovas de Cáceres, donde se leerá un manifiesto.

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.