eurorregion
  • |
Región Digital

Fastuosidad

18 abril 2021

Venimos viendo, observando, escuchando, numerosas apelaciones a recuerdos pasados o a evocaciones de eventos multitudinarios...

Venimos viendo, observando, escuchando, numerosas apelaciones a recuerdos pasados o a evocaciones de eventos multitudinarios. Nos presentan paralelismos en cómo fue determinada situación hace un par de años y cómo está la calle, la plaza, la playa, el campo… hoy el mismo día.

Se trata de estimular nuestra añoranza y más ahora, en primavera. Una época del año en la que predominan los festejos multitudinarios. Fiestas populares, procesiones de Semana Santas, puentes o minivacaciones en playas, montañas y ciudades monumentales. Escapadas rurales, numerosas romerías y giras campestres. Festivales de música, teatro o libros. 

Una pena ver hasta hace tan poco los escenarios repletos de gente y ahora tan vacíos.

En definitiva, un sinfín de espectáculos visuales donde antes se concentraban miles de personas y que se están encontrando con lo que, coloquialmente hablando, se denominarían “ batallitas de los abuelos”. Esperemos que no.

Sin embargo, ¿por qué digo esto? Pues debido a que como nos vienen avisando las autoridades sanitarias, las normas de prevención motivadas por la pandemia parece que han venido para quedarse: mascarillas, distancias sociales, máxima higiene…. 

Incluso, nos recordaban los medios de comunicación las nuevas tendencias hacia algo tan nuestro como los besos. Se quiere imponer la costumbre social de dudar antes de hacerlo. Se están empezando a hacer estadísticas hasta del cambio de paradigma entre hábitos que teníamos interiorizados como habituales.

Para concluir, nos encontramos ante una escenificación de las actuaciones en público, por un lado,  cada vez más desprovistas de parafernalia, y por otro, con ausencias de protagonistas que hacen, en muchas ocasiones, muy complicado llevar a cabo determinadas iniciativas.

Las nuevas formas de comunicación, la mirada hacia las recreaciones basadas en la tecnología o quizás el propio impulso en la búsqueda de nuevas modas de relacionarse la gente, incluido sus tiempos de ocio, podrían hacer historia de añejos acontecimientos. 

O a lo mejor, la mayoría perviven bajo nuevas cautelas en ese deseado nuevo tiempo que todos anhelamos

Sin embargo, de momento y parafraseando a Quevedo “ Miré los muros de la patria mía, un tiempo fuertes, ya desmoronados…”

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.