the geco
  • |
Región Digital

Detectar a tiempo el acoso escolar es el primer paso para solucionarlo y evitar secuelas

Los casos de acoso escolar están aumentando en todo el mundo. Este problema afecta a la gran mayoría de la población estudiantil.

22 mayo 2020

Los entornos de convivencia escolar no siempre son los más ideales. Muchos niños y adolescentes son víctimas de acoso escolar perpetrados por sus compañeros de clase, quienes golpean, insultan o tocan a sus iguales. El acoso escolar es un tipo de violencia extrema, la cual puede causar gran cantidad de secuelas psicológicas en sus víctimas que, en la mayoría de los casos, suelen perdurar hasta la edad adulta.

Esta práctica lamentablemente está muy extendida en el ámbito escolar. Cabe destacar la incidencia presentada en Valladolid, por citar un ejemplo de una provincia española, donde durante el curso 2018-2019 se dieron 200 casos, según señala un artículo publicado en el Diario de Valladolid titulado: “El acoso escolar se dispara un 106% hasta alcanzar las 200 denuncias”.

La incidencia de casos en esta provincia representa un aumento del 106% en comparación al periodo anterior, en el que se hicieron unas 97 denuncias. De acuerdo a los balances, la mayoría de las denuncias y casos confirmados se dan en secundaria, con menor prevalencia en primaria, según se refleja como ya hablamos en el artículo de acoso escolar que publicó el Diario de Valladolid, que explica además la necesidad de resaltar la empatía y promover la ruptura del silencio cuando se presentan estos episodios.

Y es que hay que considerar que éstos son sólo los casos reportados, pues la mayoría de los afectados deciden no contar a sus allegados sobre el problema que están sufriendo, lo que significa que el número puede ser extremadamente mayor.

Es importante saber cómo detectarlo

El acoso escolar, también conocido como bullying, es un tipo de maltrato que puede ser psicológico, verbal o físico, perpetrado entre estudiantes, comúnmente durante clases o en horas de ocio. El acosador se caracteriza por ejercer una posición de poder ante la víctima, intimidando y humillando.

Es necesario esforzarse para encontrar las señales, pues es el primer paso para solucionarlo. Los padres deben de detectar los cambios de humor en sus hijos y las opiniones negativas que éstos pueden tener hacia la escuela.

Hay que evaluar si hay disminución en el rendimiento escolar del estudiante, si su autoestima está debilitada y si tiene pérdida de apetito. También se deberían revisar las redes sociales de sus hijos o las conversaciones, siguiendo los tutoriales indicados en esta web que ofrece información detallada sobre cómo obtener información de Whatsapp de un usuario, con el uso de diversas aplicaciones tales como mSpy y Flexispy, así como tutoriales sobre cómo instalar los programas.

Es importante, por otra parte, conocer los tipos de acoso escolar que existen, pues al saber con claridad en qué consisten, podrán ser detectados más fácilmente.

Causas más frecuentes y los tipos que existen

Las causas que hacen que un estudiante se convierta en acosador son muchas y tienen infinitas formas de manifestarse. 

Hay diversos tipos de bullying de acuerdo a su origen:

  • Personal: son aquellas causas cuyo origen radica única y exclusivamente en el estudiante. Esto se refiere a cuando el acosador sufre de alguna psicopatología, tal como la falta de empatía o una distorsión cognitiva, en la que se quita la responsabilidad de sus actos. Sin embargo, en algunos casos puede que el acosador tenga algún trastorno psicológico más profundo, tal como el trastorno narcisista de la personalidad o la psicopatía.

  • Familiar: causas que se originan en el seno familiar, por ejemplo, cuando el estudiante tiene padres ausentes o violentos. También se puede referir a las tensiones y peleas matrimoniales entre los padres, una mala situación económica en el hogar o una mala crianza. El niño o adolescente interioriza toda esta negatividad y la manifiesta en la escuela hacia sus demás compañeros.

  • Escolar: se refiere a las causas generadas por los defectos en el sistema escolar, como falta de vigilancia y de control físico en las escuelas, humillación realizada por un profesor hacia un alumno al frente de los compañeros o la falta de atención por el personal educativo y directivo hacia los casos de bullying.

Incluso la presión social puede ser un desencadenante, pues son muchos los casos donde éste es realizado en grupos, así que algunos estudiantes suelen unirse al maltrato para no ser marginados y excluidos, o para evitar ser víctimas del grupo acosador.

El acoso escolar es difícil de cuantificar, pues existen muchas maneras de que sea manifestado. Sin embargo, el bullying puede clasificarse en varias modalidades según la forma en la que se realiza.

  • Físico: consiste en que el acosador utilice la fuerza para intimidar o herir a la víctima. Suele ser practicado en grupos, el acosador más fuerte agrede físicamente a la víctima, mientras que su grupo lo alaba o se ríe del estudiante afectado.

Es el acoso más fácil de detectar, pues suele dejar heridas físicas en el estudiante herido. Sin embargo, no solo consiste en palizas brutales, sino que también son incluidas en esta clasificación los empujones, las zancadillas o las patadas.

  • Verbal: consiste en el maltrato verbal de un estudiante a otro mediante insultos, amenazas o burlas. Estas humillaciones suelen estar basadas en características que destacan en la víctima, tales como rasgos físicos, raza, condición sexual, entre otros.

Es el tipo de acoso menos detectado, pues muchas veces los representantes o profesores pueden pensar que las humillaciones verbales son solo juegos o bromas inofensivas. Pueden generar graves problemas de autoestima.

  • Social: es el tipo de acoso más sutil, y por lo tanto, es uno de los más utilizados. Consiste en la exclusión social deliberada de un estudiante por parte de sus compañeros. Puede manifestarse en casos como cuando un grupo de estudiantes están jugando juntos y no dejan participar a un compañero por el simple hecho de que lo ven inferior o no les agrada.

  • Acoso sexual: este tipo de acoso suele ser perpetrado con más frecuencia por varones hacia sus compañeras. Consiste en la ejecución de conductas de carácter carnal o sexual por un estudiante hacia otro sin su consentimiento.

Se puede referir a comentarios sexistas o machistas, pero en los casos más graves puede que un estudiante toque a otro o que lo bese de manera inapropiada sin que la persona acosada lo consienta, violando su privacidad y su cuerpo. Este acoso en particular deja secuelas psicológicas relacionadas a sus relaciones amorosas y/o sexuales.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.