• |
Región Digital

Se trata de un proyecto piloto con una primera fase

La Junta potencia el aprovechamiento de fincas agrarias con la Bolsa de Tierras de Regadío

Facilitará, especialmente, la instalación de jóvenes agricultores y la consolidación o implantación de iniciativas empresariales viables.

12 diciembre 2018 | Publicado : 18:19 (11/12/2018) | Actualizado: 19:47 (12/12/2018)

¿CÓMO INSCRIBIRSE?

Por tanto, las personas interesadas pueden consultar las condiciones de uso de la Bolsa de Tierras de Regadío de Extremadura en la dirección: http://bolsatierrasregadio.juntaex.es. La Bolsa de Tierras de Regadío elaborará un catálogo de ofertas y demandas tras la recepción de solicitudes registradas por los/las usuarios/as y que se publicarán en la web creada a tal efecto.

Durante la inauguración de la 565ª Edición de la Feria Internacional Ganadera (FIG) de Zafra (Badajoz), el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, volvió a destacar la importancia del regadío para el futuro de la región, calificando de “primordiales” para la Comunidad Autónoma regadíos como el de Tierra de Barros o los del norte de la provincia de Cáceres.

De hecho, aprovechado la presencia del Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, el jefe del Ejecutivo regional mostró su deseo de que el Gobierno de España "participe" en estos proyectos "con los requerimientos que puedan ser exigibles" por parte de la Administración central a la autonómica. Y es que, a su juicio, “los regadíos son muy importantes para Extremadura, la región tiene mucha agua y eso nos permite afrontar el futuro con cierta tranquilidad".

No obstante, si importantes son los regadíos, también lo son las tierras que los albergan o rodean. Por este motivo, la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio del Ejecutivo regional ha lanzado el proyecto piloto de Bolsa de Tierras de Regadío de Extremadura (Botrex), dirigido a dinamizar el campo extremeño con la finalidad de fomentar el uso y aprovechamiento de fincas “con vocación agraria”, facilitando el encuentro entre quienes deseen ofrecer sus tierras en arrendamiento o venta y aquellos agricultores que estén interesados en su explotación.

Así pues, el objetivo de esta bolsa es mejorar la estructura productiva de las explotaciones de regadío, dinamizando el mercado de las tierras de regadío a través de una herramienta que, “aportando información y transparencia”, facilite poner en contacto a los propietarios de las parcelas, interesados en su arrendamiento o venta, con agricultores interesados en su explotación.

Para ello, la bolsa incluye información general sobre las zonas regables y un catálogo de fincas rústicas, cuyos propietarios hayan manifestado interés en cederlas en arrendamiento o venderlas para su explotación. Asimismo, incluirá información relativa a las parcelas y a la zona regable como: características agronómicas y climáticas, infraestructuras, comunidad de regantes, etc.

Además, la Junta de Extremadura mantendrá el catálogo actualizado, validará la información que en él se recoja, prestará asesoramiento jurídico y técnico a las partes interesadas y llevará a cabo el seguimiento del proceso de contratación entre ofertantes y demandantes, “sin interferir en la negociación que pueda haber entre ellos”, según la información remitida a Regiondigital.com por parte de la Consejería que encabeza Begoña García Bernal.

Por tanto, esta primera fase del proyecto abarca a las zonas regables de Olivenza y Jerez de los Caballeros, en la provincia de Badajoz; y Casas de Don Antonio, Margen Derecha del Río Salir y Canal derivado del Pantano de Valdecañas, en la de Cáceres.

REGADÍO “MOTOR” DE DESARROLLO ECONÓMICO Y LABORAL

El volumen de agua de regadío utilizado en las explotaciones agrarias en Extremadura ascendió en 2016 a 1.577,8 hectómetros cúbicos, lo que supone un 7,7 por ciento más que el año anterior. Mientras que el agua de riego utilizado ese año en la región representa el 10,6 por ciento de la usada en el conjunto nacional, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en julio de este año.

De este modo, desde la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio hablar de regadío en el medio rural “es hablar de desarrollo económico y de empleo”. Y es que el regadío es un “elemento esencial” de la agricultura extremeña y de la industria alimentaria que contribuye a “fijar la población” al requerir una elevada cantidad de mano de obra y contribuir al desarrollo de otros sectores dependientes de la agricultura. Para muestra un botón.

El pasado 31 de julio, la propia consejera de esta área, Begoña García Bernal, trasladó al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación la necesidad de impulsar el proyecto del regadío Tierra de Barros, cuyo coste global supera los 190 millones de euros, al tiempo que solicitó al Gobierno central que declare el proyecto de interés general y participe en su financiación en el mismo porcentaje que regantes y Junta de Extremadura.

Se trata de un proyecto que permitirá llevar riegos de apoyo, sobre todo para olivar y vid, a una superficie de 15.000 hectáreas en una comarca de pujanza agroalimentaria, y en el que el Ejecutivo de Guillermo Fernández Vara viene trabajando desde el inicio de la legislatura y ya ha realizado una parte notable del proceso. No menos importante es el regadío de montaña en la zona norte de Cáceres, por poner otro ejemplo, proyecto que presenta una superficie potencialmente regable de más 1.000 hectáreas y que “hará justicia” a la hora de reconocer la singularidad de comarcas como los valles del Jerte, el Ambroz y La Vera.

No hay que olvidar que la política de colonización y desarrollo rural de las últimas décadas ha apostado por la puesta en riego de zonas de interés general como “instrumento esencial para el desarrollo rural en nuestro país”, destacan fuentes de la Consejería. De hecho, la evolución de las zonas regables oficiales “ha sido distinta” dependiendo de diversos factores como el porcentaje de tierras reservadas, el tamaño de las parcelas de colonos o la orientación productiva de la zona regable y su relación con la industria agroalimentaria.

En todo caso, en la actualidad, advierten desde la Junta, “nos encontramos con problemas estructurales en algunas zonas regables ligados al tamaño de las parcelas y a la falta de movilidad de la tierra en las explotaciones agrarias”. Así, es objetivo de la Administración autonómica apoyar a la mejora de los problemas estructurales de los regadíos “buscando el desarrollo de explotaciones agrarias económicamente viables en el marco actual de la agricultura extremeña”.

Para ello, una de las herramientas es facilitar el intercambio de información existente en cuanto a la disponibilidad y condiciones de las parcelas en las zonas regables oficiales, motivo por el cual facilitará, especialmente, la instalación de jóvenes agricultores y la consolidación o implantación de iniciativas empresariales viables. De ahí, el lanzamiento del proyecto piloto de la Bolsa de Tierras de Regadíos de Extremadura dirigido a “dinamizar el campo extremeño con la finalidad de fomentar el uso y aprovechamiento de fincas con vocación agraria”, concluye.

junta extremadura logo 35 aniversario asamblea

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.