the geco
  • |
Región Digital

El próximo día 5 actúa Rozalen

Pastora Soler emociona a su público en el arranque de su gira ‘Sentir’ en Mérida

La cantante sevillana derrochó su impresionante voz y elegancia en el tercer concierto del ‘Stone & Music Festival’ celebrado en el Teatro Romano.

María Gallardo Jiménez

31 agosto 2020 | Publicado : 00:56 (31/08/2020) | Actualizado: 10:10 (31/08/2020)

EL PRÓXIMO SÁBADO: ROZALEN

Tras las emociones vividas en estos tres primeros conciertos del certamen emeritense, el próximo sábado, 5 de septiembre, es turno para Rozalen, que llega en el ecuador del festival de música para poner los sentimientos a flor de piel.

Será el único concierto de la próxima semana, ya que aunque estaba programado para el viernes 4 el show de Amaral, la prefirió su aplazamiento hasta el próximo año al no alcanzarse el objetivo del 50% en la reducción de aforo, primando así la prioridad de garantizar la distancia social y las medidas de higiénico sanitarias.

De hecho, tal y como recuerda la organización del certamen, en cada acceso del Teatro Romano se reparten mascarillas, monodosis de hidrogel y se toma la temperatura a todos los asistentes.

“No es fácil avanzar después del apagón”. Con estas letras empieza ‘Cicatrizando’, el primero de los temas que forman parte del último álbum de Pastora Soler, ‘Sentir’, que fue presentado en octubre del pasado año y con el que tenía previsto realizar en 2020 una gira repleta de conciertos tras su segunda maternidad. Sin embargo, nadie contaba con la crisis sanitaria que ha traído consigo la pandemia del Covid-19, lo que ha hecho que esa gira que iba a iniciarse la pasada primavera, se haya retrasado hasta este domingo, 30 de agosto.

Lo mejor de todo para sus seguidores emeritenses y extremeños, es que su regreso ha sido en el Teatro Romano de Mérida, donde la cantante sevillana ha cumplido un doble sueño: el poder regresar por fin este año a los escenarios y poder hacerlo en un escenario que, según sus propias palabras, es un regalo.

Eso sí, un regalo también lo fue, mayormente, para el público que -con el 50 por ciento del aforo completo- asistió a disfrutar de su impresionante voz, con la que la artista cambia de registro sin apenas inmutarse, trasladando a sus seguidores a situaciones íntimas, esperanzadoras, nostálgicas,… llevando siempre el amor por bandera.

Así pues, tal y como lo hiciera hace justo dos años, cuando pisó por primera vez la arena del bimilenario monumento emeritense, y a punto de cumplir 42 años, Pilar Sánchez Duque (Coria del Río, Sevilla, 1978), conocida artísticamente como Pastora Soler, volvió en la noche de este domingo a encandilar con su arte y elegancia durante más de una hora y media de concierto que al respetable, incluso, le supo a poco.

Nada más entrar en el graderío del Teatro Romano, el público se encontraba delante del escenario con una pancarta en la que se podía leer ‘Con la Vera, el Jerte y las Hurdes’, un mensaje de ánimo por parte de la organización del certamen a los territorios extremeños que están sufriendo en los últimos días distintos incendios en el norte de la región.

Tras ser recogida la misma, a las 22:24 horas de la noche hizo su aparición sobre el escenario la artista andaluza, con un traje pantalón de color negro degradado con lentejuelas. Acompañada por sus cinco músicos, abría su gira con ‘Sentir’, el tema escrito para ella por Vega, que da nombre a su duodécimo álbum de estudio.

APOYO A LA VERA, EL JERTE Y LAS HURDES

Después seguirían ‘Amigas’ (Gastelo) y ‘Aunque me cueste la vida’ (David Santisteban, Lorena Gómez y Pastora Soler), ambas de su último trabajo. En ese momento, se dirigió al público emocionada por pisar por segunda vez el Teatro Romano de Mérida y por ser en la capital extremeña el inicio, “por fin”, de su ansiada gira. Reconoció estar “temblando” antes de empezar, por ser una “noche especial por tantas cosas”. “Primero, por volver a estar aquí. Es un regalo para nosotros. No por ser la segunda vez uno viene más tranquilo, sino al contrario porque sabes dónde estás y todavía hay más responsabilidad”, aseguró.

En segundo lugar, la noche era especial “porque empezamos, por fin, el primer concierto de esta gira, que por lo que todos sabemos hemos tenido que estar posponiendo y las ganas de empezar ya vienen multiplicadas”. En tercer lugar, “porque es mi primer concierto después de ser mamá por segunda vez, la primera vez que dejo dos niñas en mi casa”… En definitiva, “muchas emociones a flor de piel, muchas cosas personales que afloran, que te vienen a la mente, pero sobre todo las ganas que tenemos tanto nosotros como vosotros de que esto empiece; todos tenemos ganas de evadirnos un ratito, ganas de pasar un rato de música, de sentimientos, de sentir, de bailar, de cantar, de llorar…”, recalcó la andaluza.

Por eso, quiso dar las gracias “enormemente” a la organización del ‘Stone & Music Festival’ por, según sus palabras, “todo lo que ha trabajado para que esto se haya podido sacar adelante, es un regalo estar aquí”. Y no quiso continuar “sin tener un recuerdo muy importante, y más en esta tierra, por el Valle del Jerte, por la Vera, por todo lo que está ocurriendo allí. En mi tierra también, en Almonaster. Todos estamos con el corazón en vilo, pero sobre todo por esa maravilla de tierra que tenéis aquí, todo mi ánimo, mi apoyo y el aplauso de todos”, subrayó.

Tras sus palabras interpretó otros éxitos de antiguos álbumes como ‘Si tú me abrazas’ y ‘Te despertaré’. A continuación, volvió a su último trabajo interpretando ‘La soledad’ (Tony Sánchez-Ohlsson y Thomas Gson), siguiendo con títulos de sus canciones más conocidas como ‘Ni una más’ y ‘La tormenta’ (“¡Saldremos de esta tormenta, seguro!”), exclamó en referencia a la crisis sanitaria.

DEDICATORIA A SU PADRE Y MOMENTO 'COPLA'

Tras un fugaz cambio de vestuario (la andaluza deslumbró con un vestido de pedrería de color rojo pasión), se bajó del escenario para interpretar más cerquita del público –siempre guardando la distancia de seguridad permitida- ‘Tenemos la mala costumbre’, una canción que "nunca deja de tener sentido y ahora más que nunca". Muy emocionada se la dedicó a su padre "que está regularcillo", a quien fue dedicado todo el concierto. Le siguieron ‘Y no lo sabe’ (Alejandro Martínez y Diego Cantero), también de su último trabajo, y ‘Solo tú’.

El momento ‘copla’ llegó con la interpretación de Pastora, acompañada únicamente al piano, de ‘Ojos verdes’, una de las más famosas coplas española, compuesta en la década de 1930 por Manuel Quiroga, con letra de Rafael de León y Salvador Valverde, a la que siguió una preciosa versión de ‘Se nos rompió el amor’, compuesta por Manuel Alejandro en 1985 para la inolvidable Rocío Jurado.

Tras este momento mágico, la sevillana volvió a recordar éxitos de su carrera como ‘Vuelves a la vida’, ‘Vive’ e ‘Invencible’. Al término de ésta última, mostró su deseo de poder seguir avanzando, tras este primer concierto de su gira, “haciendo esto que nos gusta y que nos hace felices; ojalá, porque significaría que la cosita está mejor”.

Las luces cambiaron de posición y empezaron a sonar los primeros acordes de ‘Quédate conmigo’, preciosa canción con la que la cantante de Coria del Río representó a España en el Festival de Eurovisión, en mayo de 2012, quedando en décimo lugar. Al término de la misma, volvió a recibir una nueva ovación por parte de su público, algo que agradeció “con todo mi corazón”.

TABLAO FLAMENCO

Tras un tercer y último cambio de vestuario (en esta ocasión apareció con un vestido corto de color plateado, con una sobrefalda en color negro transparente), Pastora protagonizó un tablao flamenco, acompañada por dos guitarras y un cajón. Aquí llegó otro de los momentos más emotivos de su actuación porque interpretó ‘Estrella’ y ‘Al fondo a la izquierda’ (David Santisteban, Gonzalo Hermida y Pastora Soler), canciones dedicadas a sus hijas, la primera a Estrella y la segunda a Vega (nacida en enero de este año), incluida en su último álbum. “Para mis niñas”, dijo llena de orgullo. 

A continuación, la artista sorprendió con una versión flamenca que impresionó al respetable de la canción ‘Piensa en mí’ que interpretó Luz Casal para la película ‘Tacones lejanos’ de Pedro Almodóvar (allá por 1991), a la que siguió ‘Que no daría yo’, uno de los himnos eternos de Rocío Jurado que escribió para ella José Luis Perales, de la que hace una versión digna de la 'más grande'.

Con ‘Mi luz’ (Conchita, Pablo Cebrián y Luis Ramiro) llena de energía, positivismo y fuerza sobre el escenario, la artista andaluza puso la guinda a su primer concierto de gira, en el que se dejó el alma, despidiéndose de los emeritenses con un ‘medley’ de éxitos de siempre, tales como ‘Dámelo ya’, ‘Corazón congelado’, ‘Bendita locura’, ‘Guerra fría’ y ‘Flor de romero’, entre otras.

“Gracias por esta noche tan bonita y maravillosa, me la llevo en mi corazón. Os deseo mucha salud”, se despidió con la voz entrecortada Pastora hasta la próxima. 

ESTATUILLA

Cabe recordar que es la segunda vez que la cantante de Coria del Río recoge la STONE M, la estatuilla elaborada por los artesanos emeritenses de Terracota, que entrega 'Stone&Music' a los artistas de cada edición.

Además, ésta, sin duda, es una edición especial y desde el primer concierto, la entrega de la misma corre a cargo de una de las entidades que han trabajado en los meses más duros de la pandemia. En este caso ha sido José Emilio Milán, Jefe de Unidad de Protección Civil quién le ha hecho entrega del obsequio a la andaluza.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.