the geco
  • |
Región Digital

Un estudio de la UEx destaca el potencial etnobotánico de la Sierra Grande de Hornachos

Sus resultados apuntan al desarrollo potencial de productos innovadores gracias a la riqueza botánica y usos tradicionales de plantas en la zona.

14 mayo 2020

La Universidad de Extremadura (UEx) ha realizado el primer estudio etnobotánico en la Sierra Grande de Hornachos (Badajoz), y cuyos resultados apuntan al desarrollo potencial de productos innovadores gracias a la riqueza botánica y usos tradicionales de plantas en dicha zona como efecto beneficioso de la protección de este espacio natural.

En concreto, el proyecto de investigación de la UEx, financiado por la Junta de Extremadura y en el que participa también el Cicytex, tiene como objetivo principal mejorar la percepción social de espacios protegidos por la Red Natura 2000.

Así pues, en el caso de la Sierra Grande Hornachos, este espacio es además Zona de Interés Regional (ZIR), Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Zona de Especial Conservación (ZEC).

Además, para mejorar esta percepción social de los espacios protegidos, los investigadores del Grupo de Investigación en Biología de la Conservación de la UEx apuestan por la propuesta de productos innovadores, a partir del conocimiento tradicional y del estudio de la composición química de las variedades generales de la sierra.

"Con este proyecto queremos demostrar que estos espacios protegidos pueden ser beneficiosos para los propietarios de terrenos y la población local porque permiten desarrollar bioproductos innovadores interesantes", explica el investigador de la UEx, José Blanco Salas, participante en este proyecto coordinado por la investigadora Trinidad Ruiz Téllez.

El objetivo es proponer el desarrollo de productos innovadores basados el potencial agroambiental de esa zona. Para ello, en primer lugar es fundamental catalogar el conocimiento tradicional sobre las plantas y estudiar su composición química. Esto no se había llevado a cabo antes en la Sierra Grande de Hornachos.

"Hemos catalogado por primera vez la Flora de la Sierra de Hornachos, y hemos comprobado que alrededor de ochocientas plantas identificadas de ese entorno tienen usos tradicionales, gracias a la información existente sobre ellas en el Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales relativos a la Biodiversidad (IECTB)", anuncia el investigador.

De todas estas plantas los investigadores seleccionaron 150 plantas comestibles según el Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales, según informa en una nota de prensa la Universidad de Extremadura.

Se trata de plantas aromáticas, verduras y frutos que se pueden utilizar para la fabricación de bebidas alcohólicas o no alcohólicas, en confitería o en recetas gastronómicas de alta cocina, ya que los chefs buscan sabores y productos nuevos recuperando en muchas ocasiones antiguos usos de esas plantas. Esta información puede ayudar a crear bioproductos propios de la zona.

IDENTIDAD CULINARIA

A su vez, la UEx quiere conocer también la identidad culinaria de la zona. Para ello, han llevado a cabo talleres y encuestas con el fin de obtener datos cuantitativos sobre el conocimiento tradicional que de una selección de 80 plantas comestibles tiene la población de la Sierra de Hornachos.

Y lo han hecho con una perspectiva de género, valorando las respuestas de dos grupos separados de hombres y mujeres mayores de 70 años.

"El conocimiento de los usos tradicionales está en peligro de extinción, está en la memoria de nuestros mayores y es importante documentarlo para que no se pierda", subraya José Blanco.

Para el análisis de los resultados se emplea un índice de significación cultural para estudios etnobotánicos que proporciona información para apreciar la valoración del uso por parte de la población, basado en datos no solo cualitativos sino cuantitativos que sean científicamente comprobables y validables.

En cuanto al estudio de la composición química de las plantas de la Sierra Grande Hornachos, los investigadores han hallado consunciones interesantes también para el desarrollo de nuevos bioproductos. Es el caso de una manzanilla autóctona de Extremadura llamada Chamaemelum fuscatum, cuyo análisis químico ha demostrado propiedades similares a la manzanilla común.

Otro ejemplo es la llamada ortiga mansa o mercurial (género Mercurialis), muy común en el campo y que es bastante tóxica. "El ganado puede enfermar y morir si la come, los pastores tienen ese conocimiento tradicional que no se debe perder", advierte el investigador.

No obstante, puede resultar un bioproducto "interesante" para el desarrollo de fármacos porque el estudio químico de la UEx revela unos componentes químicos "muy potentes y activos" que podrían utilizarse en la industria farmacológica, en cantidades "muy reducidas".

Finalmente, la Sierra Grande de Hornachos presenta una amplia variedad de cultivos tradicionales de "gran antigüedad" y unos conocimientos tradicionales fruto de la riqueza cultural e histórica de la zona que "hay que preservar y potenciar por sus grandes beneficios", concluye la UEx.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.